Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

A días para la conversión de los bonos convertibles de Banco Popular

A fecha de hoy, quedan menos de 60 días para que se lleve a cabo la conversión “obligatoria” de los Bonos Convertibles comercializados por Banco Popular en el año 2009, cuyo desembolso supuso para la entidad la nada menospreciable cifra de 700 millones de euros. El precio medio de emisión de estos Bonos Convertibles rondaba los 17 euros por cada título, valor que día tras días no ha dejado de bajar si tenemos en cuenta que el referido canje o conversión se hará sobre acciones del propio Banco Popular, y son éstas acciones las que no cuentan a día de hoy con el valor que se pronosticaba, o más bien que se presumía, a la hora de llevar a cabo su comercialización, sobre todo en lo que a clientes o afectados minoristas se refiere.

Con todo ello, si soy un afectado por la mala comercialización de los bonos convertibles, ¿no tengo más opción que esperar a que llegue la fecha de la obligada conversión y resignarme a la pérdida de hasta un 70% de la inversión? La respuesta es NO.

Si su transacción se realizó, sin contar con los conocimientos o información suficiente para poder comprender la magnitud de los riesgos inherentes a dicha contratación puede acudir a los tribunales para defender sus intereses. En ese caso, tal y como ha constatado parte de nuestra jurisprudencia, entre ellas la Audiencia Provincial de Madrid en su Sentencia de 13 de mayo de 2015, existe la posibilidad de reclamar judicialmente –tras una infructuosa aproximación extrajudicial- la nulidad de dicha contratación, nulidad que se basa en función de diversos factores, entre ellos las condiciones concretas de cada contratación así como el perfil del contratante o contratantes.

Dicha nulidad tendrá como efecto –de acuerdo con lo dispuesto en nuestra legislación- que jamás habrá tenido lugar tal contratación, por lo que ambas partes verán restituida su posición a la anterior en el momento de la contratación; con la consecuencia de que el cliente no se habrá visto perjudicado por la mala praxis bancaria que pudiere haber afectado a los contratantes.

 

Navas & Cusí Abogados 

Blog Attachment
  • numbers-and-finance-8