Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Las ayudas fiscales para emprendedores y startups en España, en lo que respecta a inversiones, continúan a la zaga en relación a países como Estados Unidos o Reino Unido, entre otros, donde la creación y los incentivos fiscales para este tipo de empresas son muy ventajosos, no sólo para los emprendedores sino también para los inversores.

En el caso español los inversores que decidan invertir en empresas de reciente creación y startups están regulados en la Ley del Impuesto de la Renta de las Personas Física (IRPF).

¿Quiénes fueron los precursores de las ayudas fiscales para emprendedores y startups en España y cuál es la situación actual?

En este sentido, los primeros incentivos para este tipo de empresas e inversores se plantearon a través de las Comunidades Autónomas, la cuales mediante la implementación de deducciones fiscales en el tramo autonómico del IRPF buscaban incentivar la inversión privada para la creación de empresas.

ayudas fiscales para emprendedores y startups


La CCAA de Aragón fue la pionera y en 2005 promulgó el Decreto Ley 1/2005 con las primeras medidas incentivadoras, a partir de ese momento, y en el período 2008-2011 se sumaron las CCAA de Baleares, Murcia, Cantabria, Andalucía, Cataluña, Madrid y Galicia.

A nivel nacional será con la entrada en vigor de la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, donde se introducirán las medidas más relevantes en relación a las ayudas fiscales para emprendedores y startups, afectando, por un lado, a los inversores, con incidencia, como hemos indicado, en el Impuesto de la Renta de las Personas Física, (IRPF) y por otro, a las propias sociedades en relación al Impuesto de Sociedades (IS)

¿Cómo se encuentran tipificadas las ayudas fiscales para emprendedores e inversores?

En relación al Impuesto de la Renta de las Personas Física, (IRPF) se introducen dos novedades relevantes, por un lado, se añade un nuevo apartado 1 al artículo 68, que incluye una deducción del 20% en relación a las cantidades invertidas en la adquisición o participación en empresas de nueva creación.

Según el Artículo 27 Incentivos fiscales para inversiones en empresas de nueva o reciente creación y por inversión de beneficios, de la referida Ley, actualmente se establece una limitación de 10.000€ por declaración (sic)

Por otro lado, se establece una exención en relación a las ganancias derivadas de la venta de participaciones/acciones en relación a las inversiones a las que se le hubiese practicado la deducción indicada en el referido artículo 68.1 siempre que el importe obtenido sea reinvertido en la adquisición de entidades de las mismas características (sic)

Por último, en relación a las consideraciones derivadas de la afiliación a la seguridad social de los emprendedores, lo más relevante es la reducción de las cuotas de la Seguridad Social de tal forma que se incentiven las altas tanto de afiliados en caso de pluriactividad, como de nuevos afiliados, estimulando con ello las nuevas altas en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

Estas medidas se han visto ampliadas en estos últimos años, y de forma significativa en 2015, donde se implementaron alguna de las más relevantes, tales como, la Tarifa Plana de autónomos, que incorpora una tarifa de 50€ durante los primeros 6 meses de actividad, o las bonificaciones para autónomos colaboradores, fundamentalmente en negocios familiares, donde se mantendrá la bonificación durante 24 meses, entre otras medidas, todo ello con objeto de proporcionar ayudas fiscales para emprendedores y startups y contribuir a la creación de empresas en España.
¿Necesitas más información o asesoramiento en ayudas fiscales existentes para emprendedores y startups? En Navas & Cusí Abogados somos expertos en cualquier fase relativa a las empresas de nueva creación.