Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Hagamos memoria, ¿Cómo funciona una hipoteca multidivisa y qué riesgos conlleva su contratación?

Hagamos memoria, ¿Cómo funciona una hipoteca multidivisa y qué riesgos conlleva su contratación?
Puntúa esta entrada

Entre los años 2006 y 2008 se comercializaron en nuestro país miles de hipotecas multidivisa. La razón, o más bien los argumentos esgrimidos por las entidades financieras para colocárselas a la clientela, era que el Euríbor estaba alcanzando valores muy altos y que se preveía una constante en dicho funcionamiento.

Como consecuencia de los máximos alcanzados por el Euribor, las cuotas mensuales a pagar por los hipotecados se iban encareciendo mes a mes. Aprovechando dicha tesitura, las entidades financieras comienzan a comercializar las hipotecas multidivisa. Ahora bien, ¿era éste un producto ventajoso para los clientes verdaderamente? La respuesta, obviamente, es que no, y el por qué lo explicamos a continuación.

Las hipotecas multidivisa son un préstamo hipotecario referenciado a la fluctuación de una divisa determinada, véase el Yen japonés, el Franco Suizo o la Libra esterlina, las más utilizadas en este tipo de productos. Las entidades les asesoraban a sus clientes para que decidieran por una de las tres divisas mencionadas, utilizando el argumento de que todas ellas eran monedas invariables prácticamente en su valor de las que no se preveían grandes fluctuaciones ya que correspondían a economías muy estables. Ahora bien, primer dato a tener en cuenta, como el hipotecado seguía pagando sus cuotas mensuales en Euros –pese a estar endeudado en una moneda extranjera-, éstas variarían cada mes dependiendo de la variación de divisa seleccionada con respecto del Euro.

El denominador común entre las divisas es el tipo de interés aplicado, el Libor.  Tal y como muy acertadamente ya quedó señalado por Navas Cusí Abogados en su obra acerca de la Hipoteca Multidivisa, este es el principal riesgo de la hipoteca multidivisa. Respecto del Libor el cliente minorista español no dispone de ningún tipo de información, a diferencia de los conocimientos y posibilidades de información que podría tener sobre el Euribor. Debemos destacar además en este sentido que en el año 2012 Barclays Bank fue multada en Estados Unidos y Reino Unido por actuaciones de manipulación del LIBOR entre 2005-2009, consistentes dichas manipulaciones en favorecer los intereses de la entidad bancaria particularmente en instrumentos financieros derivados y en facilitar después del estallido de la crisis financiera datos inferiores a los reales sobre el interés pagado en el mercado interbancario.

Otro riesgo importante es la fluctuación de la divisa seleccionada; dicha fluctuación tiene un impacto enorme sobre el contrato. Los clientes nunca fueron informados de que, aunque ellos satisfagan mes a mes sus cuotas mensuales, consecuencia de las fluctuaciones de la divisa escogida frente al Euro estos o bien no amortizarían capital alguno o incluso, como ha sucedido en miles de ocasiones, llegarían a deber más dinero del que inicialmente contrataron.

Esto se traduce en que: por un lado, si el Franco Suizo por ejemplo, se aprecia respecto del Euro, un mes se necesitaran más Euros para pagar la misma cantidad de Francos. Y por otro lado, dependiendo de como fluctúe el Franco, un mes el capital pendiente de amortizar será de X pero al siguiente podrá ser de X+2

El perjuicio económico para el deudor hipotecario es doble.

Además de todo ello debemos tener en cuenta que tanto las cuotas de amortización, como el tipo de interés y la divisa de pago se determinan cada mes, lo que se supone a los prestatarios estar constantemente pendientes, durante toda la vida del préstamo, de una información difícilmente accesible.

 

Navas & Cusí Abogados