Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Deuda subordinada: concepto básico

Deuda subordinada: concepto básico
Puntúa esta entrada

La deuda subordinada es un concepto que ha venido sonando con mucha fuerza los últimos 4 años. Hasta el año 2011 muchos de los tenedores de estos valores ni siquiera sabían que eran titulares de estos instrumentos financieros, que junto con las participaciones preferentes, se denomina híbrido de capital.

Por este motivo, es preciso hacer un breve repaso a las características principales y definitorias de este tipo de productos financieros, que son, principalmente:

  1. Instrumento híbrido de capital
  1. Títulos valores
  1. Cotizan en Renta Fija
  1. Emitidos por las entidades de crédito (su propia deuda)
  1. Ofrecen una mayor rentabilidad (lo que las hace más atractivas) que cualquier Imposición a Plazo Fijo
  1. A efectos tributarios la rentabilidad que proporcionen estos títulos computarán como rendimiento de capital inmobiliario (no están exentos de tributación).
  1. Mayor riesgo en cuanto a la capacidad de cobro, se sitúan por detrás de los acreedores ordinarios, pero antes de los accionistas. La orden de prelación en el cobro es la penúltima en caso de liquidación de la sociedad.
  1. Riesgo de liquidez, en el sentido de que puede ocurrir que en el momento en que el inversor decida vender sus títulos el mercado esté cerrado o no disponga de liquidez suficiente para que alguien le compre los valores.

Una vez establecido el concepto básico de lo que es la Deuda Subordinada, se puede afirmar que la principal diferencia con las Participaciones Preferentes es que no están sometidas a perpetuidad, sino que los tenedores de Deuda Subordinada tienen una fecha de vencimiento del producto. No obstante, en la mayoría de los casos el hecho de que haya un vencimiento de los títulos no ha supuesto ningún alivio para los inversores, ya que al estar cerrado el mercado, se han visto obligados a un Canje forzoso por acciones de la entidad emisora.

 

Navas & Cusí Abogados