Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

El Banco de España endurece las exigencias de información

El Banco de España endurece las exigencias de información
Puntúa esta entrada

El Banco de España ha emitido la circular 5/2013 por la que se incrementan las exigencias de comunicación de las entidades financieras a la Central de Información de Riesgos (CIRBE). La nueva normativa se aplicará a partir del 1 de enero de 2014, año en el que comenzará a operar el nuevo supervisor europeo.

A partir de ahora se exigirá mayor información de las operaciones de crédito o aval por titular, garantía y en el caso de las empresas, tamaño. El objetivo -señala la circular- es “poder evaluar la política de financiación” de pymes y micropymes, Además, al conocer las garantías reales ligadas a los créditos permite “ponderar la necesidad de capital requerido”.

Para Juan Ignacio Navas, socio-director del bufete Navas Cusí, “nunca es tarde si la dicha es buena, pero da la sensación de que se ha actuado a remolque de las exigencias de Bruselas“.

En opinión del letrado, experto en derecho bancario, financiero y mercantil, la medida pone de manifiesto que “no ha habido controles previos suficientes y la labor de vigilancia no era suficientemente eficaz. El Banco de España no actuó con la debida diligencia y responsabilidad“. Además, asegura que “si estos controles se hubieran impuesto antes, muchos de los perjuicios no se habrían producido”.

Navas también considera “justificable” el incremento del control. “Cualquier padre con un hijo exdrogadicto revisa su habitación cuando sale de casa; nuestro sistema financiero ha vivido desgraciadamente bajo la droga de la liquidez y es razonable que se realicen esas revisiones hasta que se recupere plenamente la confianza”.

Por otra parte, la circular 5/2013 establece normativa para aplicar la nueva normativa contable internacional y criterios más amplios y menos automáticos para la consolidación de grupos. No se tendrá en cuenta los porcentajes de capital controlado sino la capacidad de control real. “Se levanta el velo del control efectivo de entidades que hasta ahora se refugiaban en realidades contables”, concluye Navas.

Texto íntegro de la circular 5/2013