Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

La problemática real de los bonos convertibles

Hasta el año 2007 se realizaron multitud de emisiones de obligaciones convertibles tanto en España como a nivel internacional. Eran un instrumento financiero de gran interés, ya que otorgaban al inversor la seguridad de una renta fija, y en caso que la evolución de la acción fuese favorable, las obligaciones podían ser convertidas en acciones de la entidad emisora, disponiendo así de una revalorización adicional a los intereses fijos obtenidos. Hasta entonces la conversión siempre era voluntaria para el inversor. 
Sin embargo, en 2007 se comercializó en España un producto híbrido que, bajo la apariencia de una renta fija (obligaciones convertibles), puede ser interpretado como un producto carente de seguridad, puesto que por su naturaleza se entendía como de renta variable
Las entidades financieras dieron facilidades crediticias a sus clientes para la adquisición de estos productos. Actualmente, y después de la bajada de los precios de las acciones, los inversores deberán afrontar la compra obligada de acciones con bajadas de entre el 50% y el 75% de su valor de emisión a día de hoy, debiendo, además, de devolver los créditos que sirvieron para financiar la compra de los bonos.