Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

LA RAZÓN POR LA QUE LOS SWAPS SON PRODUCTOS FINANCIEROS TAN COMPLEJOS

abogados expertos swaps

Los afectados por la colocación de los conocidos Swaps están empezando a reaccionar ante nuestros tribunales con el objetivo de que se declare la nulidad del contrato con el que fueron embaucados.

Dentro de este especulativo contrato,  que también es más comúnmente conocido como Permuta Financiera, podemos encontrar varias vertientes que también han sido comercializadas  de manera masiva  aunque con diferente nomenclatura: cap, floor o collar serían algunos ejemplos.

En definitiva, los Swaps son contratos en los que las partes, prestatario y entidad financiera, acuerdan que el crédito queda referenciado a un tipo de interés fijo durante un período concreto, normalmente referenciado al Euribor.

Las entidades financieras de nuestro país consiguieron convencer a los clientes que durante el “boom inmobiliario” y hasta los años 2009, contrataban préstamos hipotecarios, para que adquirieran este “seguro” para protegerse de las subidas de interés que pudieran surgir a lo largo del devenir del préstamo. Clientes que confiaban, por supuesto, en el buen actuar de su banco.

Como ha destacado la jurisprudencia recientemente, los Swaps son productos de riesgo que no se deben comercializar a personas con un perfil minorista y conservador, sino que más bien están orientados a empresas, por lo que existe un claro vicio en el consentimiento prestado a la hora de contratar este producto  tóxico, lo que conlleva la nulidad plena del contrato.

Las entidades bancarias, en este, como en otros productos financieros,  tienen la obligación de ofrecer una información precontractual y contractual que les asegure que el cliente es conocedor de los riesgos que implicar la aceptación de este contrato; en definitiva un actuar diligente impuesto por la propia Ley de Mercado de Valores.

La problemática radica en el hecho de que se coloca este derivado financiero como si se tratase de un seguro. Sin embargo, desde 2007 el devenir económico marcó otra realidad, ya prevista por el propio Banco Central Europeo. Cuando los tipos de interés comenzaron a bajar de manera paulatina, los hoy afectados comenzaron a tener que hacer frente a liquidaciones negativas mensuales de importante cuantía económica, dándose cuenta entonces de que el producto que les habían colocado no era tan ventajoso como en su día se les indicó.

 

Blog Attachment
  • abogados-expertos-swaps