Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Los valores Santander, investigados por la Audiencia nacional

Los denominados Valores Santander, como ya hemos indicado en otros artículos, son un producto financiero que la entidad Banco Santander comercializó en el año 2007 con el objetivo de poder financiar la compra del banco holandés ABN AMRO.

Este producto se comercializó entre 129.000 clientes que aportaron hasta 7 millones de euros con la compra de estos bonos. El producto en cuestión se trata de un bono de Valores Santander convertible en acciones al cabo de 5 años tras su adquisición, esto es, en el año 2012 se convertirían en acciones del propio Banco que las comercializó. Así, llegado el momento de la conversión, los inversores que compraron estos valores han visto reducida su inversión hasta un 50% respecto de la inversión inicial.

Ello ha generado mucha polémica entre los clientes afectados por esta emisión, ya que muchos de ellos aseguran que no fueron debidamente informados de lo que en realidad comportaba la adquisición de Valores Santander. Asimismo, afirman que nadie les advirtió que los citados valores, llegada la fecha de su vencimiento, se convertirían en acciones de Banco Santander; lo que ha provocado numerosas demandas judiciales solicitando la nulidad de estas inversiones.

Por otra parte, la CNMV al detectar que pudo haber infracción por parte de la entidad financiera en la venta de estos productos, inició un expediente que concluyó en febrero de 2014 emitiendo una resolución en la que manifestó que había observado deficiencias importantes en las obligaciones del Banco en el momento de comercializar los Valores Santander, y que no se “trata de un incumplimiento puntual o aislado, sino que afecta a una generalidad de inversiones o situaciones para las que en ningún caso se ha podido aportar evidencia alguna del cumplimiento de la obligación de informarse sobre la experiencia, situación financiera y objetivos del cliente”. Este dictamen culminó con una multa a Banco Santander que suma la cantidad de 17 millones de euros por la emisión de Valores Santander.

Y es que no sólo la entidad se ha visto abocada a una sanción por parte de la CNMV, sino que el caso incluso ha sido investigado por la Fiscalía Anticorrupción, quien reveló que, a pesar de la complejidad del producto emitido, el 68% de los clientes que lo adquirieron estaban catalogados dentro de la “banca de particulares” y que la suscripción de Valores Santander de este colectivo representaba el 40% del total de la emisión.

Ante la envergadura de la operación urdida por parte de la entidad financiera, no sorprende que el asunto esté en manos de la Audiencia Nacional, y que el Juez encargado Don Ismael Moreno, aceptase la identificación propuesta por la Fiscalía Anticorrupción de los directivos encargados de la supervisión y la planificación de venta de Valores Santander; pues entiende que pudo haber engaño en la comercialización de estos productos.

Si bien en un primer momento el Juez de la Audiencia Nacional archivó la querella instada por decenas de compradores de Valores Santander, el recurso de apelación que se interpuso frente al Auto de archivo terminó con el pronunciamiento de la sección cuarta en el sentido de que hay sospechas fundadas de que Banco Santander no proporcionó “oportuna información” acerca del producto especulativo. Y ello atendiendo a que no es creíble que la mayoría de los contratantes tuvieran intención de convertir sus depósitos, planes de pensiones y, en definitiva, todos sus ahorros en un producto especulativo y de alto riesgo; máxime cuando entre algunos de los contratantes habían ancianos de más de 80 años.

 

Navas & Cusí Abogados.