Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Luces y sombras de la solución arbitral que ha optado Novagalicia Banco para resolver el conflicto de las participaciones preferentes

Farodevigo.es y Laopinioncoruña.es publican un artículo sobre esta vía, que está a medio camino entre la sentencia y un acuerdo extrajudicial, enumerando sus ventajas e inconvenientes. Como letrado experto en derecho bancario y financiero, ambos medios han contactado con Juan Ignacio Navas Marqués, socio-director del bufete Navas & Cusí, para valorar esta polémica decisión de la entidad financiera.
Novagalicia contaba con resolver por vía del arbitraje unos 600 casos, aunque tienen solicitudes por más de 1.800. Sin embargo, el grueso de ahorradores atrapados en este producto se eleva a los 43.000, por lo que el arbitraje sólo sirve a un 10% de los gallegos afectados.

Los afectados por las preferentes de Novagalicia Banco rechazan la vía del arbitraje (reportaje de RTVE, 20/07/2012)

Reproducimos a continuación un resumen del artículo:

¿Qué es el arbitraje?
Es un procedimiento que sirve para resolver un conflicto entre dos partes. No es judicial, aunque el resultado sí equivale a una sentencia. La resolución se articula mediante un laudo, que no admite recurso. Si un afectado por preferentes gana la mediación frente a Novagalicia Banco esquiva el mandato de Bruselas y no sufrirá una quita en sus preferentes. Esto es, puede recuperar todo el dinero.
¿Y si se pierde?
Si una persona acude a la vía judicial y pierde tiene opción a una segunda instancia. En el arbitraje no es posible ya que el laudo no admite recurso. ¿Esto significa que se termina toda la posibilidad de reclamar? No. “El afectado debe solicitar la revisión del laudo mediante la acción de anulación”, explica Juan Ignacio Navas Marqués, “si su reclamación prospera podrá ir al juzgado y presentar una demanda civil”.
¿Cómo se reclama?
Si un afectado pierde y quiere anular el laudo debe demostrar, con pruebas, alguna de las siguientes faltas, como establece el artículo 41 de la Ley de Arbitraje 60/2003: que el laudo es contrario al orden público; que los árbitros no se designaron correctamente; o que hay defecto en la información.
¿Cómo afecta el memorando de rescate?
Considera a los titulares de preferentes como accionistas (inversores), y por eso cree que deben asumir parte del coste del rescate. Antes de diciembre Bruselas quiere tener resuelto el canje de las preferentes con descuentos “significativos”. Sólo los afectados que tengan una sentencia o laudo favorable se escaparán de la norma comunitaria.
¿Hay precedentes?
No. En opinión de Juan Ignacio Navas Marqués, “los laudos arbitrales no son una opción completamente negativa, pero es cierto que está pensado para empresas, no para particulares”. “No está mal contra multinacionales, por ejemplo, pero a personas mayores hablarles de una mediación es “marciano”, constata. Novagalicia es la primera entidad que se somete a esta vía.
¿Quiénes son los árbitros?
La Xunta ofrece a los técnicos del Instituto Galego de Consumo. “Normalmente son tres árbitros, uno por cada una de las partes y otro neutral, o lo más neutral posible”, detalla Juan Ignacio Navas Marqués. “Y es muy caro, a nosotros nos han llegado a pedir 5.000 euros cada uno de los árbitros”, si bien la Xunta defiende que no tendrá coste.
¿Cuánto tarda el proceso?
Es más rápido que una sentencia judicial pero, si no hay acuerdo, la anulación se dilata mucho en el tiempo. Los expertos hablan de un plazo medio de seis meses. La demanda civil colectiva impulsada por la Fiscalía de Galicia puede demorarse dos años. Una vez resuelta, cada afectado debe presentarse en un tribunal y solicitar acogerse a ella.