Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Navas & Cusí defiende a los afectados en un juicio en el que se ha abierto la vía para recibir indemnizaciones por las coberturas de tipos

Navas & Cusí defiende a los afectados en un juicio en el que se ha abierto la vía para recibir indemnizaciones por las coberturas de tipos
Puntúa esta entrada

Un juzgado barcelonés ha condenado por primera vez a una entidad financiera a cancelar una cobertura de tipos de interés o swap, sin que ésta tenga ahora posibilidad de reclamar a los afectados los ingresos que percibieron cuando ese producto les fue favorable.

Así, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 6 de Manresa «no considera adecuado» que los clientes devuelvan al Banco Popular los 465 € que recibieron cuando los tipos de interés subieron, ya que el producto les fue vendido sin ninguna explicación sobre los riesgos de que éstos bajaran. De hecho, les conllevó unos pagos de más de 17 mil €.

«La sentencia es un paso más en la protección que vienen dispensando los juzgados y audiencias provinciales a los clientes por la comercialización incorrecta y abusiva que ha hecho la banca en relación con las coberturas de tipos de interés o swap», señala el abogado Juan Ignacio Navas, socio director del despacho Navas & Cusí, que ha asesorado a los afectados.

El letrado destaca, además, que la sentencia abre una vía para recibir indemnizaciones, ya que hasta el momento los jueces exigían que la banca devolviera los pagos realizados por el cliente, descontando las cantidades percibidas cuando las coberturas les resultaron favorables.

Los clientes afectados —un matrimonio— suscribieron una hipoteca con una cláusula suelo del 3,5 %, que les impedía obtener beneficios de una reducción del precio del dinero por debajo de ese nivel, y una cobertura de tipos de interés o swap que incluso el propio banco consideró incompatible con la cláusula suelo.

Así, la magistrada Laura Gómez Lavado considera que el matrimonio «sufrió un error grave y esencial (al contratar el producto), en la medida en que fue confundido mediante la omisión de información acerca del objeto y la causa del contrato que suscribía».

>Más información en Expansión
>Fuente: Agencia EFE