Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Nueva Ley de ciberseguridad: Europa apuesta por una regulación homogénea, la Directiva 2016/1148 de 6 de julio.

La nueva Ley de ciberseguridad surge como consecuencia de la gran penetración de Internet en nuestro día a día y de la gran cantidad de acciones delictivas realizadas a diario, lo que ha llevado a las instituciones europeas a tomar cartas en el asunto.

¿Qué se entiende por ciberseguridad y qué regula la nueva Ley de ciberseguridad?

Según una definición proporcionada por la Comisión Europea, entendemos por ciberdelincuencia todos aquellos hechos delictivos que se realizan a través, o con ayuda, de las nuevas tecnologías y los medios de comunicación online.

La ciberseguridad puede subcategorizarse en las siguientes formas:

a) Las formas tradicionales de actividades delictivas. Se trata aquí de cometer delitos pero a través de internet. Por ejemplo, fraude o falsificación, que son delitos ya configurados en nuestro Código Penal, pero realizados a través de las TIC. Un ejemplo muy afamado es el llamado “Phishing”, que se da cuando una persona crea un sitio web falso con el objetivo de engañar a los usuarios para que éstos aporten sus datos bancarios; y así robarles dinero.
b) La publicación de contenidos no legales. Hoy en día es una de las formas de delincuencia que más se usa: se trata de usar internet para añadir contenido material que incite al terrorismo, la violencia, el y/o los abusos sexuales a menores.
c) Los delitos “nuevos” específicos relacionados con las redes electrónicas. Esta modalidad de delitos electrónicos incluyen aquellas actividades delictivas que se están dando en los últimos tiempos, fruto del uso de las nuevas tecnologías y de internet. Son de gran variedad, y pueden darse incluso a gran escala. Un ejemplo son los ataques a las infraestructuras informáticas de las instituciones públicas, en donde los delincuentes online envían virus o distribuyen programas maliciosos que infectan los datos, provocando grandes pérdidas para cualquier empresa.

 

El objetivo en sede europea no se ha hecho esperar, pues en este contexto y dicho todo lo anterior, debemos ahora analizar y hacer obligada referencia a la recentísima publicación de la Ley de ciberseguridad, y más en concreto, de la Directiva 2016/1148 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 6 de julio, relativa a las medidas destinadas a garantizar un elevado nivel común de seguridad de las redes y sistemas de información de la Unión.

La razón de la Directiva es clara, y así mismo se expone en su primer punto de la exposición de motivos:

“Las redes y sistemas de información desempeñan un papel crucial en la sociedad. Su fiabilidad y seguridad son esenciales para las actividades económicas y sociales, y en particular para el funcionamiento del mercado interior”.

¿Qué medidas establece la Ley de ciberseguridad para la protección?

La Ley sobre ciberseguridad establece medidas con el objetivo de conseguir un nivel de seguridad elevado y común en toda la Unión, tanto en lo que respecta a las redes como en lo que respecta a los propios sistemas de información, persiguiendo con ello la consecución de una mejora en el modo en el que funciona el mercado interior.

nueva ley de ciberseguridad europa apuesta por una regulacion homogenea directiva 2016/1148 6 julio

El objetivo de la Directiva es crear obligaciones a cumplir por parte de todos los Estados que forman parte de la Unión Europea para adoptar una estrategia con carácter nacional orientada a garantizar la seguridad tanto en sistemas de información como en las redes. Ello se hará de la ayuda de un grupo orientado a la colaboración para así poder hacer más sencilla la misma y, a su vez, facilitar la permuta de información entre Estados que fueren miembros de la Unión, para poder así concebir un sistema de seguridad y confianza entre los mismos.

Pese al gran paso dado por las instituciones europeas, deberemos esperar ahora a que cada Estado que fuere miembro implante y transponga de manera correcta la Directiva relativa a la ciberseguridad del ciudadano europeo, con el claro objetivo de poder velar y proteger los derechos frente a los abusos que puedan propagarse del uso de Internet y de las nuevas tecnologías.

A pesar de que queda mucho por hacer, lo realmente notorio es que la Ley de ciberseguridad refleja el afán de protección en este ámbito por parte de las instituciones europeas.

Navas & Cusí Abogados.

Blog Attachment
  • nueva-ley-ciberseguridad-europa-regulacion-homogenea-directiva-20161148-6-julio