Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Durante las últimas semanas se ha dado a conocer que entidades financieras como Banco Popular se han dedicado a ofrecer préstamos hipotecarios para financiar a los consumidores e inversores la compra de acciones de la misma entidad Popular. O dicho de otra manera, Banco Popular ofrece “encarecidamente” la suscripción de financiación, siempre y cuando el deudor le compre acciones de la misma entidad.

Entendemos que esta práctica puede venir justificada por la necesidad de la entidad de conseguir inversores que acudan a la ampliación de capital anunciada hace unos meses, aunque el propio banco en varias ocasiones se ha apresurado a desmentir que hayan sacado ningún tipo de producto destinado a la mencionada ampliación, si bien es cierto que tampoco niegan las facilidades y beneficios de realizar este tipo de operación.

Suscripción del préstamo para adquisición de acciones de la entidad bancaria

prestamo para comprar acciones del banco
En este mismo sentido, podemos afirmar que el hecho de facilitar la suscripción de préstamos (es decir, endeudamiento) a los clientes cuyo fin sea única y exclusivamente la adquisición de acciones de la propia entidad, hace que por lo menos sea cuestionable dicha práctica, y más cuando las propias condiciones que ofrecen en ningún momento son beneficiosas para este tipo de cliente, puesto que el coste real de las acciones es muy superior al coste de los derechos de suscripción, por lo que no existe ningún aliciente atractivo para dicha inversión.

Son muchos los especialistas que prevén una caída importante de Banco Popular próximamente, por lo que esta maniobra de captación de fondos, que incluso se ha destinado a los propios empleados del banco, deja ver las prácticas absolutamente abusivas que lleva a cabo la entidad en cuestión. Y junto a Banco Popular, muchas otras han sido las entidades que están siguiendo el ejemplo con este tipo de prácticas.

Nulidad del préstamo por la comprar acciones del Banco

Es importante tener en cuenta que esta práctica no es novedosa. Tenemos el caso judicializado de Banesto, donde los tribunales decretaron la nulidad de los contratos que particulares habían celebrado con la entidad, en calidad de accionistas, en tanto se había producido un vicio en su consentimiento a la hora de celebrarlos. Fueron muchos los tribunales que consideraron totalmente probada esta práctica, decretando la 'anulabilidad' de los contratos en cuestión.

En aquel caso era evidente que el Banco omitió la verdadera situación de sus cuentas, evitando que tuvieran conocimiento de la verdadera situación patrimonial, situación que de haber sido conocida habría sido un impedimento “lógico” como para que clientes minoristas invirtieran en la compra de acciones de Banesto.

Por este motivo, venimos a poner en conocimiento de los futuribles inversores de Banco Popular que analicen la situación del banco y no tomen decisiones precipitadas en base a las buenas condiciones que ofrece la entidad, y más cuando ello supone pasar a ser deudor de la misma.


Para aquellos inversores que ya han suscrito un préstamo para comprar acciones del banco y necesitan un servicio de asesoramiento o reclamación, pueden contactar con nuestro despacho de abogados especialista en derecho bancario y financiero.