Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Reflexiones sobre la comercialización de las hipotecas multidivisa

Reflexiones sobre la comercialización de las hipotecas multidivisa
Puntúa esta entrada

Reflexiones sobre la comercialización de las hipotecas multidivisaLas entidades bancarias, a través de sus respectivos departamentos de tesorería, contaban con las denominadas Curvas de Tipos. Gracias a esta herramienta tenían el conocimiento de las previsiones de futuro de cualquier índice financiero a corto, medio y largo plazo, así como la evolución de cualquier divisa, según el análisis de las condiciones del mercado.

Así pues, las entidades financieras estaban en una posición privilegiada, y en el momento de comercializar las hipotecas multidivisa (HMD) no compartieron esta información. Tal conocimiento hubiera sido esencial para la adecuada formación de voluntad de los clientes.

Hay que tener en cuenta, además, que desde mediados de 2007, y en vista de la crisis que se avecinaba, ya existían análisis que preveían una devaluación del euro respecto a las referidas divisas, así como una bajada de los tipos de interés, que todavía hacían más inadecuado este producto.

Sin embargo, esta modalidad de hipoteca se comercializó de forma masiva y negligente, sin advertir al cliente de los elevados riesgos que conllevaba suscribir la operación.

El artículo 1753 del Código Civil dispone lo siguiente: “El que recibe en préstamo dinero u otra cosa fungible, adquiere la propiedad y está obligado a devolver al acreedor otro tanto de la misma especie y calidad”. Esta equivalencia de lo recibido en préstamo y lo devuelto, ha sido establecida por la STS de 22 de mayo de 2001 (RJ 2001/6466).

En el préstamo hipotecario, y concretamente en el caso de las hipotecas multidivisa, la garantía real se establece sobre la cantidad prestada, pero al final no se devuelve una cantidad equivalente.