Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Repercusiones de la previsible subida de tipos de interés en Estados Unidos para los hipotecados en divisas

Repercusiones de la previsible subida de tipos de interés en Estados Unidos para los hipotecados en divisas
Puntúa esta entrada

En relación al “producto financiero” préstamo hipotecario con opción multidivisa, ampliamente tratado en este blog, hoy plantearemos una reflexión acerca de la más que probable subida de tipos de interés por parte de la Reserva Federal Norteamericana, conocida como Fed, actualmente presidida por Janet Yellen, y las posibles repercusiones que esta decisión supondrá para los hipotecados en divisas.

Ayer día 17 la Sra. Yellen concedió por fin la ansiada rueda de prensa en la cual se esperaba conocer si finalmente la Fed, cedía a las presiones recibidas desde el sector financiero y bancario y optaba por elevar los tipos de interés en el mercado norteamericano, o bien, se mantenía en la prudencia con la que lleva actuando desde el 2008, tras destaparse la crisis de las llamadas hipotecas subprime en Estados Unidos, en diciembre de 2007.

Valga hacer un poco de memoria en referencia al crash financiero que azota a la economía mundial desde 2007, y que como hemos indicado en ocasiones anteriores, tuvo su punta de lanza con la crisis de las hipotecas subprime, aquellas hipotecas que, a juicio de las entidades bancarias norteamericanas, tenían muchas posibilidades de no poder ser asumidas por los prestatarios, y por tanto, de entrar en mora o fallida, este escenario posible, pero ni mucho menos cierto, provocó que numerosas entidades financieras, ante el posible riesgo de impago, se deshiciesen de estos préstamos dudosos, y es a partir de ahí, cuando ante el temor de las posibles pérdidas derivadas por la comercialización de esos paquetes de hipotecas, se empezó a desencadenar el caos financiero, que tuvo como punto álgido la caída del American Home Mortgage, en julio de 2007, por aquel entonces uno de los principales bancos norteamericanos de concesión de préstamos hipotecarios, que junto con los evidentes signos de desaceleración del resto de las principales economías mundiales, con un entorno de caídas fulgurantes de las materias primas ante la evidente falta de demanda mundial, y que con el colofón de la caída en septiembre de 2008, de Lehmans Brothers, icono de las empresas de inversión norteamericanas, derivó en la situación de crisis financiera de la que actualmente muchas economías continúan intentado salir, como es el caso de España.

Pues bien, finalmente han podido más las tesis más conservadoras dentro de la Fed, y bajo nuestro punto de vista, con una acertada decisión de no elevar los tipos de interés norteamericanos, al menos hasta final de año, han dado un respiro a los millones de hipotecados en USD, y por extensión, al resto de hipotecados en las principales divisas mundiales.

En el caso de los hipotecados en dólares, es evidente que una subida de los tipos encarecerá a corto plazo sus cuotas mensuales, bien, esto es razonable que ocurra, y hay que contar con que ese efecto a medio plazo se extrapolará al resto de tipos de interés mundiales, incluido el Euribor, tipo de referencia más común para los hipotecados en euros.

Ahora bien, que suban los tipos de interés en Estados Unidos, traerán aparejadas una serie de consecuencias que a buen seguro perjudicaran a los hipotecados españoles en préstamos multidivisa sobre todo a los que hayan escogido el USD como moneda de referencia.

Como ya hemos indicado en numerosas ocasiones, los dos aspectos determinantes de un préstamo multidivisa son:

1. El tipo de interés aplicado a la operación, que en este caso sería el LIBOR
2. El tipo de cambio aplicado a cada liquidación, puesto que las mismas se realizan ya en la divisa seleccionada.

En este sentido, para los hipotecados en multidivisa, una subida de tipos de interés, no sólo traerá aparejada un incremento de las cuotas mensuales, como les ocurriría a aquellos hipotecados en préstamos convencionales, es decir, en euros y referenciados al Euribor, los cuales únicamente verán incrementada la cuota por este concepto, sino que, les entrará en juego la otra variable esencial de este tipo de préstamos, el tipo de cambio, el cual jugará también en contra de sus intereses, puesto que el dólar, inevitablemente, se apreciará respeto al resto de divisas, incluida el euro, y por consiguiente, tanto la cuota mensual, puesto que hay comprar los dólares para pagarla, como el contravalor de su deuda en euros se verán incrementados única y exclusivamente como consecuencia del efecto en el tipo de cambio, con los consiguientes riesgos que ello conlleva; adecuación de las garantías en relación al incremento del contravalor de la deuda a través de una posible amortización parcial anticipada, posibilidad de cancelación total del prestamos por parte del banco, atendiendo a las estipulaciones de las escrituras, ahora bien, que no cunda el pánico, no cometamos el mismo error que con las hipotecas subprime, hablamos de situaciones posibles, que no ciertas, por tanto, lo razonable sería analizar la situación de cada préstamo y, en un ejercicio de previsión financiera, buscar la mejor alternativa para cada caso.
Desde Navas y Cusí, nos ponemos a su disposición con el fin de asesorarles en aquellas dudas que puedan derivarse de sus préstamos en multidivisa, así como de emprender las acciones legales necesarias para salvaguardar de la mejor manera los intereses de nuestros clientes.

 

Navas & Cusí Abogados

Blog Attachment
  • marriner_s-_eccles_federal_reserve_board_building