Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Sentencia 204/2017 del Tribunal Supremo (Sala de lo Civil), de 30 de marzo de 2017. Nulidad de Swap. Unnim Banc S.A. (Caixa Sabadell)

  • Sentencia: nº 204/2017
  • Órgano judicial: Tribunal Supremo (Sala de lo Civil)
  • Fecha: 30 de marzo de 2017.
  • Materia: Nulidad de Swap
  • Demandante: Sociedad Limitada.
  • Demandada: Caixa Sabadell (UNNIM BANC, S.A.)

 

Objeto de la Sentencia – RESUMEN –

En esta Sentencia de fecha de 30 de marzo de 2017 dictada por la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo y en relación con las obligaciones de información de las entidades financieras en los contratos de permuta financiera anteriores a la incorporación al Derecho español de la normativa MiFID, nuevamente mantiene que antes de la incorporación a nuestro Derecho interno de la normativa MiFID, la legislación ya recogía la obligación de las entidades financieras de informar debidamente a los clientes de los riesgos asociados a este tipo de productos, como los swaps o permutas financieras.

En este sentido, debían actuar en el ejercicio de sus actividades con imparcialidad y buena fe, sin anteponer los intereses propios a los de sus clientes, en beneficio de éstos y del buen funcionamiento del mercado, realizando sus operaciones con cuidado y diligencia, según las estrictas instrucciones de sus clientes, de quienes debían solicitar información sobre su situación financiera, experiencia inversora y objetivos de inversión.

De esta forma, un incumplimiento de dicha normativa, fundamentalmente en cuanto a la información de los riesgos inherentes a los contratos de swap, tanto en lo que se refiere a la posibilidad de liquidaciones periódicas negativas en elevada cuantía, como a un también elevado coste de cancelación, puede hacer presumir el error en quien contrató con dicho déficit informativo.

En el presente caso, debe concluirse que la entidad financiera (en su día Caixa Sabadell) no cumplió con los deberes de información de los riesgos concretos que podrían derivarse del funcionamiento del producto financiero, o del riesgo que podía comportar el coste económico de su cancelación anticipada, y ello atendiendo principalmente a la mera literalidad genérica de los contratos suscritos. Y no se trata de que Caixa Sabadell, actualmente Unnim Banc S.A., pudiera adivinar la evolución futura de los tipos de interés, sino de que ofreciera al cliente una información completa, suficiente y comprensible de las posibles consecuencias de la fluctuación al alza o a la baja de los tipos de interés y de los elevados costes de la cancelación anticipada.

La omisión de este deber no comporta necesariamente la existencia del error vicio, pero puede incidir en la apreciación del mismo, en tanto que la información -que necesariamente ha de incluir orientaciones y advertencias sobre los riesgos asociados a los instrumentos financieros- es imprescindible para que el cliente minorista pueda prestar válidamente su consentimiento, bien entendido que lo que vicia el consentimiento por error es la falta del conocimiento del producto y de sus riesgos asociados, pero no, por sí solo, el incumplimiento del deber de información.

Navas & Cusí Abogados