Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Soy víctima de Gowex ¿Qué hago?

En diciembre de 2013, tan solo hace escasos meses, la mercantil Gowex – operadora de comunicaciones wifi– superaba los 1000 millones de euros de valoración bursátil, convirtiéndose así en la compañía española con la mayor subida en mercados en los últimos quince años.

Elobjetivo es alcanzar los 170 millones de euros en facturación”. Esto lo afirmaba Jenaro García –fundador y dueño de Gowex- en una entrevista ese mismo diciembre de 2013, el mismo hombre que esta semana ha confesado haber inflado escandalosamente las cuentas de su empresa para dar “una imagen envidiable”. Y claro que llegarían a tantos millones, de la única vía que se puede llegar tan lejos en tan poco tiempo, no siendo así.

Para cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) se necesita, entre otras cosas, presentar unas cuentas anuales auditadas y un asesor registrado. El auditor elegido para Gowex fue M & A Auditores y el asesor registrado, Ernst & Young, que es un profesional cualificado que ha de realizar una serie de comprobaciones, de acuerdo con la Circular 10/2010 del MAB.

La compañía, según estos informes y auditorias, en poco tiempo ha subido algo más de un 500% en su valoración, algo totalmente desbordado y claramente envidiable que hizo que muchas otras empresas apostaran por el MAB (y algunas de ellas se están arrepintiendo ahora mismo, sufriendo caídas de hasta un 20%). Estas cifras, además, trasmitieron una falsa imagen de beneficios futuros y benevolencia y prosperidad de la empresa, forjándose así una confianza para que muchos consumidores accedieran invirtiendo en dicha compañía.

 
 

Pero todo lo bueno se acaba. Y más si es muy bueno. Y sino, véase el escándalo de las acciones de Bankia. Ha sido un informe interesado de Gotham Research quien ha desvelado lo que a día de hoy es un total y absoluto escándalo. Y es que Gowex ha sido el perfecto ejemplo de la famosa cita del millonario Warren Buffett cuando afirmaba que “se tarda veinte años en crear una reputación y cinco minutos en perderla”. Y Gowex no ha necesitado ni la mitad de estos años para que más de 5000 accionistas (que invirtieron entre 10.000 y 15.000 euros) hayan perdido la confianza en el mercado secundario.

Y como casi todo en este país, para poder recuperar el perjuicio económico acaecido (a no ser de mediar una solución), debe ejercerse una acción judicial contra quien corresponda: auditores, firmantes de las cuentas auditadas, organismos administrativos o quienes se hayan enriquecido injustamente.

Juan Ignacio Navas (@jinnavas)
Socio Director | Navas Cusí Abogados (
@NavasCusi)