Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

TODAS LAS CLAVES SOBRE LOS BONOS FIDELIZACIÓN DE BANCO SANTANDER

afectados banco santander

Tras el varapalo sufrido por los accionistas y bonistas de Banco Popular tras la intervención de dicha entidad el pasado mes de junio -convirtiéndose en el primer rescate del Mecanismo Único Europeo (MUR), como consecuencia del cual los accionistas y bonistas de la entidad han sido finalmente los que han asumido las pérdidas evitando así que el contribuyente fuera el que se hiciera cargo de dichas pérdidas- y la compra de dicho banco por parte de Banco Santander por un euro, éste último ha anunciado que compensará a los accionistas minoritarios de Popular que acudieron a la última ampliación del banco en 2016.

Con esta medida de compensación, lo que pretende la entidad presidida por Ana Patricia Botín es minorar en gran medida el aluvión de demandas que frente a su entidad se prevé se interpongan por tos los accionistas afectados como consecuencia del primer rescate del Mecanismo Único Europeo (MUR), tras el cual los accionistas y bonistas de Banco Popular han sido finalmente los que han asumido las pérdidas evitando así que el contribuyente fuera el que se hiciera cargo de dichas pérdidas.

No obstante, la entidad limita los afectados a los que se les ofrecerá esta opción de compensación a través de bonos de fidelización que serían, a los accionistas que acudieron a la última ampliación de Banco Popular en  mayo/junio de 2016 así como a los tenedores de obligaciones de deuda subordinada. A todos ellos Banco Santander les ofrecerá estos bonos por un valor nominal de 100 euros cada uno, obteniendo una rentabilidad de un 1%, mediante cupones anuales.

Sin embargo, frente a dicho mecanismo de compensación ofrecido por parte de Banco Santander cabe advertir que igualmente se trata de un producto de riesgo, siendo valores perpetuos, sin fecha de vencimiento o cancelación, por más que por parte de la entidad se indique que se podrán amortizar los bonos, total o parcialmente, previa autorización del Banco Central Europeo (BCE), una vez que pasen los primeros siete años desde su emisión, es decir, 2024, o bien se aumentará la rentabilidad ofrecida a partir de esa fecha.

Dicho canje por bonos tiene previsto realizarse este mes de septiembre, una vez se publique el folleto del nuevo bono que se ofrece por las pérdidas sufridas en Popular.

Pero si algo haya que destacar del ofrecimiento de dichos bonos es que los accionistas y bonistas que acepten dicha propuesta de compensación obligatoriamente han de renunciar a iniciar cualquier tipo de acción legal frente a la entidad bancaria en aras a recuperar su dinero. En definitiva, si aceptan el canje por los bonos, pasarán a ser tenedores de un producto igualmente de riesgo, sin que esté garantizado que puedan recuperar su inversión y cerrando puertas a iniciar cualquier procedimiento judicial con el fin de recuperar su dinero.

Blog Attachment
  • afectados-banco-santander