Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

La Unión Europea presiona a Google para que amplíe el derecho al olvido

Como recordaremos, en el pasado año 2014 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea se pronunció mediante Sentencia disponiendo que los motores de búsqueda, como Google, debían retirar los enlaces que llevaran a informaciones publicadas en el pasado sobre personas si se comprobaba que las mismas podían perjudicar al ciudadano; con dos requisitos: siempre y cuando dicha información ya no resultaba pertinente o necesaria y siempre que el “afectado” se pusiera en contacto con el buscador –google- y lo solicitara.

Sin embargo para Francia dicha Sentencia no fue suficiente y el organismo responsable de la protección de datos en dicho país solicita un derecho al olvido universal. Esto se debe a que el citado organismo francés (CNIL) pretende que Google suprima las URLs que así deban eliminarse en función de la aplicación de derecho al olvido –reconocido por la Sentencia del TJUE en 2014-  no solo en los dominios locales de cada país (google.fr en Francia, google.es en España, google.it en Italia, etc…) sino también en el dominio principal de Google, es decir en google.com.

Pongamos un ejemplo práctico: un enlace eliminado en España (google.es), recordemos previa solicitud del “afectado” y siempre que su contenido ya no sea relevante, será también suprimido en google.com.

¿Siempre? No, aquí se encuentra la condición sine qua non: esto tendrá lugar siempre y cuando la dirección IP desde donde se lleve a cabo la búsqueda sea de un ordenador –o equipo informático- de dentro de la Unión Europea. Si una persona solicita que información personal suya sea eliminada a través del enlace que hacía llegar a dicha información y google.es lo suprime, cualquier persona que realice esa misma búsqueda desde un país de la UE a través de google.com no podría llegar tampoco a visualizar el resultado.

Ahora bien, he aquí la excepción: si la búsqueda se realiza desde un país extracomunitario, por ejemplo,  Ecuador, el enlace que lleve hasta la información suprimida en concreto sí que mostrará los resultados de la búsqueda.

Se desconoce por el momento cuando se va a producir la implantación del cuasi universal derecho al olvido; y decimos cuasi ya que como se puede comprobar más que un derecho al olvido universal –que así fue solicitado por Francia- es más bien Europeo, ya que como se ha explicado las búsquedas desde países no comunitarios seguirán mostrando los resultados que habían sido solicitados para su eliminación por los sujetos de los mismos.

Del total de las más de 386.000 solicitudes recibidas por Google para la eliminación de enlaces por parte de aquellos sujetos que ya no las creen relevantes y si innecesarias Google únicamente ha suprimido, por considerar dichas solicitudes pertinentes, apenas un 40%.

 

Navas & Cusí Abogados