Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Valores Santander: mala praxis bancaria

Valores Santander: mala praxis bancaria
Puntúa esta entrada

Como ya hemos visto, los Valores Santander son un producto financiero comercializado por la entidad que les da nombre entre sus propios clientes entre los años 2007 y 2008. Hasta aquí todo normal.

El problema de estos valores (o acciones dependiendo del punto de vista) reside en la opacidad de los mismos que, junto con la falta de información y documentación necesaria, llevaron al inversor minorista – y de perfil netamente conservador- a efectuar la compra de una valor que a primera vista no entraña más riesgo que un bono, pero que con el paso de los años se revierte en una adquisición de acciones a precio fijo.

Estamos ante un producto que a día de hoy ha sido de sobras probado su alcance perjudicial para clientes bancarios de perfil conservador, pero no es tanto la peligrosidad o el riesgo que entraña el propio producto, sino la falta de información y explicaciones por parte del empleado bancario unido a la falta de conocimientos, aptitudes y perfil inversor de riesgo por parte del cliente bancario. Algunos lo califican como las “Preferentes de Botín” por la sencillez y bonanzas con las que los entidades de la entidad financiera los ofrecían a sus clientes, al igual que en el caso de las Participaciones Preferentes, y por la auténtica complejidad que puede llegar a entrañar dicho producto si no se explica de la forma adecuada y si no se tienen determinados conocimientos o perfil, de nuevo de forma similar a las Participaciones Preferentes

Reflejo de dicha falta de información proporcionada durante la fase precontractual, la fase contractual e incluso el período postcontractual es la resolución de la CNMV de fecha Junio de 2012 y de Julio del mismo año en la que se sanciona a la entidad financiera cántabra a abonar una cantidad de 10 y de 6.9 millones de euros respectivamente.

También en el ámbito de los Tribunales se ha visto reflejada esta mala praxis bancaria llevada a cabo por Banco Santander en una Sentencia de la Audiencia Provincial de Granada que condenó a B.S. a devolver 15.000 euros a uno de sus clientes al que había colocado dicho producto. O la Sentencia de la Audiencia Provincial de Murcia que condena a devolver los 568.000 euros que había suscrito tres miembros de una familia, clientes de dicha entidad. También el Juzgado de Primera Instancia Nº 10 de Santander obligó a la entidad financiera a devolver los 120.000 euros que un matrimonio había suscrito con la entidad por carecer del perfil adecuado y de la información necesaria para comprender el alcance de dicho producto.

La operación llevada a cabo por el Banco Santander durante los años 2007 y 2008 para adquirir el Banco holandés ABN Amro externalizando la inversión y reconvirtiéndola posteriormente en acciones de la misma entidad mediante los Valores Santander – en cuanto a los inversores minoristas- no se ha realizado ni de la forma adecuada ( en cuanto a información y transparencia se refiere) ni con el cliente adecuado ( de perfil minorista y con aversión al riesgo), por no hablar de la manipulación llevada a cabo a la hora de modificar las fechas de contratación con las de aprobación del producto por la CNMV.

 

Navas & Cusí Abogados.