Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

La problemática real de las participaciones preferentes

La problemática real de las participaciones preferentes
Puntúa esta entrada
Ante el déficit de recursos propios de los bancos producido por las provisiones que se han visto obligados a realizar y los mayores requerimientos exigidos por Basilea III, los bancos se han visto abocados a incrementar los recursos propios.

Ante la dificultad de aumentar el capital por los medios tradicionales (emitiendo acciones) debido a la mala situación de la bolsa, los bancos han tenido que comercializar instrumentos híbridos que pareciesen de renta fija, siendo en realidad de renta variable

Básicamente, han utilizado dos instrumentos: 


También te puede interesar: Cómo dejar de ser avalista

Al tener un riesgo muy superior a los productos de renta fija tradicionales, las participaciones preferentes ofrecen un tipo aparentemente superior. Sin embargo, no tienen vencimiento y tienen una liquidez muy limitada
Hasta ahora, los propios bancos daban liquidez a los clientes que querían salir colocando los activos a otros clientes. En la actualidad, los clientes están empezando a percibir los riesgos y se encuentran que los bancos no encuentran compradores nuevos para los que quieren salir, y las entidades financieras ya no dan contrapartida a los inversores
De esta forma, empieza a haber una gran cantidad de inversores que están literalmente “atrapados sin poder salir”. Algunas de estas participaciones preferentes tienen un poco de liquidez en el mercado institucional de renta fija no organizado. Éste, sin embargo, es un mercado de grandes importes y, por tanto, cerrado para partidas pequeñas. Además, los precios que se están transaccionando son muy inferiores a los precios de colocación. Por ejemplo, los precios de algunas participaciones preferentes están alrededor de un 40% por debajo de su precio de emisión.