Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

¿Por qué el inversor de bonos convertibles puede sufrir elevadas pérdidas?

¿Por qué el inversor de bonos convertibles puede sufrir elevadas pérdidas?
Puntúa esta entrada

También te puede interesar: Cómo dejar de ser avalista

Existen dos tipos principales, los bonos que se convierten en acciones de forma voluntaria o los que lo hacen de forma obligatoria. Estos últimos son los más populares y el cliente cobra unos cupones o intereses, normalmente con periodicidad anual, y llegado el momento de conversión recibe unas acciones a un precio determinado.
Muchos de los bonos convertibles se emitieron en octubre de 2007 y contaban con un interés muy atractivo, del 7,5% TAE, por ejemplo, en el caso del Banco Santander, la entidad que más número de bonos convertibles colocó.
En octubre de este año se producirá la conversión obligatoria en acciones de estos bonos. Pero, si el panorama no cambia radicalmente, el inversor podría sufrir unas pérdidas muy elevadas.
Los bancos han sufrido un fuerte varapalo en bolsa como consecuencia de la crisis. Esto aumenta el riesgo de que el inversor reciba unas acciones que cotizan muy por debajo del precio de conversión que se fijó, lo que puede provocar una pérdida considerable de capital en el caso de que el cliente decida vender los títulos en el momento del canje, pese a los cupones recibidos.
Por ejemplo, la acción de Santander cotiza en estos momentos en 6,4 € mientras que en su día fijó la conversión en 16,04 € cuando empezó a comercializarlos. En el caso hipotético de que siguiera así hasta octubre, el inversor podría sufrir unas pérdidas del 56%.
Fuente: Expansión