Blogosfera Navas & Cusí

Nuestro bufete de abogados Navas & Cusí con sedes en Madrid y Barcelona posee carácter multidisciplinar y con una vocación internacional (sede en Bruselas), está especializado en derecho bancario , financiero y mercantil.
Contacta con nosotros
Para garantizar la calidad y la atención personalizada, atendemos con cita previa presencial o videoconferencia. No trabajamos a resultados.

El contrato de distribución es un pilar fundamental en el mundo empresarial, especialmente en el ámbito de la comercialización de productos y servicios. Este acuerdo legal establece las bases para una colaboración fructífera entre un proveedor y un distribuidor, definiendo las responsabilidades y derechos de ambas partes. En este artículo, nos adentraremos en los aspectos más relevantes que suelen formar parte de estos contratos, destacando su importancia y relevancia en la dinámica comercial, especialmente la cláusula de traspaso de clientes.

Obligaciones y cláusulas

Las obligaciones tanto del distribuidor como del proveedor son esenciales para el funcionamiento fluido de la relación comercial. El distribuidor se compromete a pagar los bienes o servicios según lo acordado, adquirir un mínimo establecido de productos, informar sobre defectos y respetar la confidencialidad de la información compartida. Por otro lado, el proveedor debe garantizar la entrega oportuna de los bienes, suministrar muestras para promoción, capacitar al distribuidor en estrategias de marketing y asegurar la exclusividad en la relación de distribución.

Por otro lado, es relevante la cláusula de exclusividad en el contrato de distribución. Ésta puede ser un elemento crucial en el contrato, y puede manifestarse de dos maneras: asignando un territorio específico donde el distribuidor tiene exclusividad de venta o designándolo como el único autorizado para comercializar los productos de un proveedor determinado. Esta cláusula protege los intereses tanto del proveedor como del distribuidor, estableciendo un marco claro para la colaboración.

La protección de los derechos de propiedad intelectual e industrial es un aspecto muy relevante en cualquier contrato comercial. Es fundamental que el proveedor sea reconocido como el titular de estos derechos y que se registren adecuadamente las marcas y propiedad intelectual asociadas a los productos o servicios distribuidos. Esto garantiza la protección legal de la propiedad intelectual y evita posibles disputas legales en el futuro.

Además del cumplimiento de obligaciones, es importante establecer claramente las condiciones de terminación del contrato. Esto puede incluir un periodo de notificación previo para manifestar la intención de terminar o no renovar el acuerdo, la restitución de bienes no vendidos y el pago de importes pendientes. Estas disposiciones proporcionan seguridad jurídica y evitan malentendidos en caso de finalización de la relación comercial.

Sobre la Cláusula de Traspaso de Clientes

Una de las cláusulas más estratégicas en un contrato de distribución es la de “traspaso de clientes”. Esta disposición permite una transición de la gestión de clientes entre el distribuidor y el proveedor. Cuando se cumplen ciertos parámetros, como metas de ventas o condiciones específicas, el proveedor puede asumir directamente la distribución a los clientes que antes eran atendidos por el distribuidor intermediario, así como entablar las

relaciones comerciales de forma directa con el cliente tercero, maximizando sus beneficios y proporcionando una mayor seguridad en la relación comercial con los clientes.

Su propósito principal es establecer un marco claro para este proceso, activándose cuando se cumplen ciertos criterios, como metas de ventas específicas o condiciones previamente acordadas.

Existen varios escenarios donde esta cláusula puede aplicarse de manera efectiva. En el contexto de un cambio en la relación comercial, si un distribuidor ha estado vendiendo productos o servicios de un proveedor durante un período de tiempo determinado y cumple con ciertos objetivos, como alcanzar ciertas cifras de ventas o expandirse geográficamente, esta cláusula permite que el proveedor asuma la gestión directa de los clientes que anteriormente eran atendidos por el distribuidor.

Asimismo, en el caso de franquicias, esta cláusula puede entrar en juego cuando un franquiciado decide vender su negocio o terminar su relación con la franquicia. Si se cumplen las condiciones acordadas, los clientes del franquiciado pueden pasar a ser gestionados directamente por el franquiciador.

Un contrato de distribución bien elaborado es esencial para establecer una colaboración exitosa entre proveedores y distribuidores. Las cláusulas mencionadas anteriormente son fundamentales para la protección de intereses de ambas partes y garantizar la relación comercial.

En la complejidad del entorno empresarial, contar con asesoría legal experta es esencial para garantizar el éxito y la protección de tus intereses. Desde nuestras oficinas en Madrid y Barcelona, Navas&Cusí brinda la experiencia de un abogado experto en derecho mercantil listo para enfrentar los desafíos legales de acuerdos comerciales como el contrato de distribución. Nuestro equipo está preparado para ofrecer soluciones personalizadas y eficaces, asegurando que tus operaciones comerciales y acuerdos de distribución cuenten con el respaldo adecuado. Descubre cómo podemos ayudarte en este aspecto crucial de tu actividad comercial.

Author
Navas & Cusí Abogados
Artículo anterior Artículo siguiente