Contacta con nosotros
Para garantizar la calidad y la atención personalizada, atendemos con cita previa (presencial o videoconferencia).

Derecho aduanero de la Unión Europea

Desde Navas & Cusí Abogados le ofrecemos cobertura en Europa, China, Rusia, Marruecos y estamos cerrando acuerdos para sumar nuevos países en Europa, Asia y América.
Contáctenos

En el caso de los países de la Unión Europea, no existen obligaciones arancelarias cuando las mercancías se transportan de un país de la UE a otro Pero, ¿qué sucede si la empresa de un tercer país quiere importar mercancías en el territorio de la Unión Europea? Por suerte, la legislación aduanera en la UE está totalmente armonizada entre todos los países europeos por lo que las mismas normas que se aplican por ejemplo en España, también se aplican en Francia gracias al Código Aduanero de la Unión Europea (UCC).  El CAU se adoptó el 9 de octubre de 2013 como Reglamento (UE) n.º 952/2013  aclara normas, como las relativas al despacho a libre práctica de mercancías y a los regímenes especiales. Contiene la mayor parte de la legislación aduanera de la UE en un solo documento legislativo y proporciona normas precisas de aplicación. Define los requisitos de datos para las aduanas, las declaraciones previas a la llegada y a la salida, las notificaciones, las solicitudes y las decisiones de forma integrada. El modelo de datos aduaneros de la UE se ha diseñado, en consonancia con normas internacionales como el modelo de la Organización Mundial de Aduanas (OMA), para ayudar a las autoridades aduaneras nacionales a adaptar los requisitos de datos a sus sistemas. Todo ello está diseñado para contribuir a una aplicación armonizada de las normas y procedimientos aduaneros en toda la UE. 

 Nuestra oficina está altamente especializada en Derecho Aduanero Europeo para la importación y exportación de mercancías, es decir desde hacia países europeos, con énfasis en el transporte de mercancías de Europa a China y viceversa.   

Por poner un ejemplo, aquí tenemos una ruta de transporte clásica para un producto exportado de España a China: 

Fase 1: Obtener el número EORI del exportador 

El EORI es un número, único en toda la Unión Europea, asignado por la autoridad aduanera de un Estado miembro a operadores económicos (empresas) o personas.  Así, para realizar cualquier exportación de productos desde España la empresa exportadora deberá figurar como exportador o importador en un despacho aduanero de un envío a través de un  puerto o aeropuerto español y por tanto necesitará un número EORI, de lo contrario el envío no podrá ser despachado en aduana (https://ec.europa.eu/taxation_customs/business/customs-procedures/general-overview/economic-operators-registration-identification-number-eori_en) 

Cada empresa debe obtener su número EORI en el Estado miembro donde se realiza su primera importación/exportación. Este será normalmente su país de origen. Una vez que la empresa exportadora obtenga el número EORI, será válido para todos los estados miembros de la UE.  Es necesario solicitar la vinculación entre el EORI y el NIF (Número de Identificación Fiscal) ya asignado a la empresa.  

 

Fase 2: Identificación del código arancelario del producto y cálculo de los derechos e impuestos de exportación e importación  

  1. Cálculo de los posibles derechos de aduana sobre las exportaciones de la Unión Europea 

Esto se realiza utilizando el sistema TARIC europeo e identificando correctamente el código del producto específico que se exportará en el sistema.   En el sistema TARIC tenemos que identificar y confirmar que no existen derechos o   medidas aduaneras preferenciales   o restricciones a la exportación del producto desde un Estado miembro de la Unión Europea, como España, a China.  

  1. Cálculo previo de los derechos aduaneros de importación a China 

Es importante señalar que tanto la Unión Europea como China imponen un derecho arancelario o impuesto especial sobre ciertas categorías de productos, como los productos alcohólicos, el tabaco y los productos energéticos. En nuestro ejemplo, dado que se trata de una exportación de España China, es  China quien exigirá el impuesto al consumo, por ejemplo, en las aduanas chinas cuando el producto llegue a su destino y por esta razón también necesitamos identificar el código del producto no solo en el sistema europeo TARIC sino también en el sistema  unificado de derechos de aduana chinos.   

Además, en el mismo sistema chino de derechos de aduana tenemos que verificar si China impone derechos de aduana o derechos  preferenciales y derechos antidumping y/o un impuesto al consumo.  Este es el caso, por ejemplo, de la importación de bebidas alcohólicas y se calcula sobre la base de litros de producto a importar. 

Además, aparte del impuesto al consumo a pagar en China, en el mismo país se tendrá que pagar el IVA correspondiente calculado sobre el valor del producto.  

 

Fase 3: 

  1. Emisión de la factura por el exportador  

Es el documento más importante que debe preparar el exportador. La factura debe acompañar a cada envío, incluso si la mercancía se envía de forma gratuita.  La factura es el documento básico utilizado en las exportaciones, y todos los demás documentos utilizan la información que aparece en ella. 

A menudo se pide a los exportadores que preparen una factura proforma. Este documento se utiliza como una propuesta o cuando el pago se realiza por adelantado y las palabras pro forma deben mostrarse claramente. 

Cuando se envían muestras gratuitas, las autoridades aduaneras solicitan la presentación de una factura únicamente a efectos aduaneros. En este caso, la factura indica la cláusula «Sin valor comercial. Valor de la contribución únicamente a efectos aduaneros.» 

Como se aclaró en la Fase 2 de este ejemplo, solo se registrará en la factura comercial el precio del producto sin IVA e impuesto al consumo, ya que tanto el IVA como el impuesto al consumo (si corresponde) se pagarán en el país de destino (China). En el caso de un contrato CIF bajo los Incoterms, según los cuales el vendedor del producto tiene la obligación contractual de realizar y asumir también el coste del contrato de transporte y seguro del producto, tanto el precio del producto como el coste del seguro y transporte del mismo tienen que figurar en la factura comercial.   

 

  1. Expedición de otros documentos necesarios para la exportación 
  • Lista de empaque emitida por el exportador para detallar todos los paquetes, cajas o paquetes que componen una expedición, así como el peso y contenido de cada uno.  
  • Factura aduanera con fines estadísticos factura consular también emitida por el exportador cuando se verifica el valor, la cantidad y el origen del producto para que la  aduana  china pueda determinar el tipo  de derecho de aduana. 
  • Certificados de origen emitidos por la Cámara de Comercio del lugar donde el producto fue fabricado en España.  
  • Además, para los productos agroalimentarios, China solicita una certificación sanitaria.  Este certificado certifica que los productos incluidos en él son aptos para el consumo humano y cumplen con la normativa sanitaria del país emisor. 

 

Fase 4: Contrato de transporte y contrato de seguro 

Después de la emisión de los documentos antes mencionados, pasamos a la etapa de negociación del contrato de transporte en la que se especifican las obligaciones y que permite al tenedor del documento de transporte expedir las mercancías transportadas. 

Dependiendo del modo de transporte elegido (transporte marítimo o aéreo del producto) el documento correspondiente es emitido por la compañía naviera o aérea en el que se hace constar que la mercancía ha sido recibida para ser transportada al puerto o aeropuerto de referencia en el buque o aeronave indicado.  Para el transporte marítimo, dependiendo del tipo de transporte puede ser un contrato de transporte directo, mixto embarcado y recibido para su envío.  En el caso del transporte aéreo, se utiliza el modelo IATA, que no es un documento negociable.  

Además, el contrato de seguro debe acompañar al producto durante toda la ruta de exportación hasta que llegue al destino final en China. Como ya se explicó en la Fase 3 en el caso de un contrato de venta CIF según los Incoterms, es el vendedor quien tiene que cubrir los gastos de seguro y transporte. Sino es así, se puede pactar entre  la empresa  vendedora española y la empresa compradora en China que esta última pagará tanto el coste del transporte como el seguro de la mercancía pero ambos contratos deberán acompañar en todo caso al producto desde su despacho en la aduana del país exportador hasta que la mercancía llegue a la aduana del país de destino.  

Fase 5: Legalización de documentos 

La República Popular China no es parte en el Convenio de La Haya y, en consecuencia, los procedimientos que deben seguirse son diferentes y algo más complejos que los que deben llevar a cabo los países miembros de dicho Convenio.  Como regla general, China primero solicita la legalización interna de los documentos de exportación por el país de destino, en nuestro caso España, y luego la legalización a través de su servicio consular en el país de exportación.  

Sin embargo, el Convenio de La Haya está en vigor en la Región Administrativa Especial de Hong Kong, a pesar de la transferencia de soberanía del Reino Unido a la República Popular China el 1º de julio de 1997. Del mismo modo, la Convención también se aplica en Macao a pesar de la transferencia de soberanía de Portugal a la República Popular China el 20 de diciembre de 1999. 

 

Fase 6: Llegada del producto a las aduanas y procedimientos aduaneros de China  

Cuando la mercancía llega al puerto o aeropuerto de China, todos los documentos mencionados en las fases 2, 3 y 4 son verificados y deben ser debidamente legalizados.  Además, para el despacho del producto hay que hacer la Declaración del valor en aduana.   

Además de la verificación de dichos documentos y el cálculo, los servicios aduaneros chinos pueden inspeccionar los productos para verificar el cumplimiento de las regulaciones chinas aplicables.  

Por último, si todos los requisitos mencionados en la Fase 6 se cumplen bajo inspección previa por parte de los servicios aduaneros, las mercancías ya pueden entrar en el mercado interno chino y comercializarse.