Abogados especialistas en asesoramiento sobre inversiones en renta variable

Todos hemos oído hablar de los tipos de renta, y los principales son la renta fija y la renta variable. De estos dos tipos, en el presente artículo vamos a hablar del tipo de renta variable.

Cuando una persona quiera invertir, tiene que estar primeramente informado de los tipos de renta, y seguidamente de tendríamos que saber qué tipo de inversor somos.
La renta variable se trata de un tipo de inversión en la que los beneficios que obtiene la persona que invierte, no son un importe fijo, es decir, que la rentabilidad que se tiene con la inversión no puede garantizarse anticipadamente, siendo que la misma depende de factores externos, que pueden ser desde la situación económica en la que se encuentre el país en el que se invierte, hasta la economía de una empresa concreta en la que se invierte.

También, en este tipo de casos, hay que tener en cuenta no sólo la situación económica que pueda devenir en la empresa, sino que la propia sociedad puede decidir reducir su importe o incluso no repartir dividendos.

Por tanto, como podemos ver, el invertir en renta variable puede llevarnos a obtener unos beneficios importantes, o incluso, no sólo no llegar a obtener rentabilidad, sino perder todo el dinero que se ha invertido, y eso va a depender siempre de factores externos que un inversor medio no va a poder prever ni controlar.

COMPRA DE ACCIONES DE EMPRESAS: INVERSION EN RENTA VARIABLE

Podemos poner, como ejemplo más claro de renta variable las acciones. La persona que compra acciones de una empresa consigue con ello tener derecho en cuanto al cobro de una remuneración, llamada en la jerga bancaria como dividendos, para el caso de que la empresa en la que ha invertido haya obtenido beneficios.

Si bien, aunque parece muy fácil esta forma de obtener beneficios, la misma no es tan simple ni sale siempre beneficiado el accionista. Tómese como ejemplo el caso de Banco Popular, en el que más de 300.000 accionistas vieron reducida su inversión a cero euros, o el caso Bankia.

Como podemos ver, invertir en renta variable es mucho más arriesgado que invertir en productos de renta fija. En la inversión de renta variable no nos vamos a asegurar un pago periódico, cosa que con la renta fija sí que podemos llegar a conseguir.

Es por ello, que, si estamos dentro del rango de un inversor medio, se debe asesorar muy bien y conocer todos los escenarios y riesgos antes de invertir en cualquier producto denominado de renta variable; para de esta forma no poder llegar a encontrarnos en la situación de haber perdido todo nuestro dinero.

Bufete Navas & Cusí Abogados, somos un despacho con Sede en Madrid y Barcelona, que cuenta con especialistas en Derecho Bancario, Financiero y de la Unión Europea que pueden ayudarle si se ha visto perjudicado por una pérdida debido a la inversión en un producto de renta variable, puede poner en contacto con nosotros rellenando nuestro formulario de contacto o llamando al teléfono 915 76 11 50.

Contacta con el Bufete de abogados Navas & Cusi para la
defensa legal de los derechos de accionistas e inversores.
¡Contamos con más de 35 años de experiencia!

Call Now Button