Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

¿Qué son los ETF o fondos cotizados?

Los ETF son los Exchange Traded Funds, nomenclatura que se refiere a los fondos cotizados y que quiere decir fondos negociados en intercambio, es decir, que se venden como si fuesen bursátiles.

Estos fondos, a diferencia de los fondos de inversión, son aquellos que cotizan en bolsa de valores, al igual que una acción. Podríamos decir que son unos instrumentos de inversión que combinan elementos de los fondos de inversión y de las acciones bursátiles, ya que se encuentran ente los fondos de inversión y las acciones bursátiles, aprovechando la posibilidad de agrupar diferentes valores en un fondo y la rapidez de compraventa y cotización de las acciones.

Los ETF son una cesta de valores formada por acciones que cotizan en mercados secundarios oficiales. La característica esencial es que replican o reproducen índices bursátiles, de renta fija, de divisas, de materias primas, es decir evolucionan en la misma medida y proporción que el índice escogido.

Para diferenciar el mercado secundario del primario hay que observar lo siguiente: los mercados primarios son aquellos en los que los emisores venden a los compradores sin necesitar ninguna autorización administrativa, en cambio el mercado secundario oficial es aquel que se encuentra regulado en el que se comercializan los valores de una empresa que ya los ha transferido en primer lugar, como puede ser el IBEX.

Características de los ETF

Como particularidad de los ETF nos fijamos en que tienen cotizaciones instantáneas, por lo tanto no hay que esperar al habitual ajuste del valor de los fondos (que habitualmente es de un día más dos) para poder conocer su valor liquidativo, lo que le confiere una liquidez muy elevada; otra virtud de los ETF es su rapidez de comercialización, por lo que se puede comprar y vender de forma casi instantánea y con cotizaciones actualizadas al momento.

Otra característica es que los ETF no permiten traspasos de un ETF a otro, sino que es necesario vender y comprar, obligando de esta forma a tributar una posible plusvalía, pero como contrapunto, no se les aplica ningún tipo de retención como si sucede con los tradicionales fondos de inversión.

¿Qué tener en cuenta ante de invertir en ETF?


Fuera de estas virtudes en los ETF encontramos algunos inconvenientes como el riesgo de que haya falta de liquidez en el mercado, lo que podría dejar atrapado a los inversores si intentasen vender sus participaciones y no pudiesen. Otro aspecto relevante es el riesgo que pueden tener si se exponen a más volatilidad que un fondo de inversión que mezcle valores bursátiles con valores defensivos (como podría ser el oro o bonos).

Otro de los problemas que tienen estos activos para los inversores de largo plazo es que no son acumulativos, con esto nos referimos a que si las acciones integrantes del ETF dan dividendos no se sumarán al valor de la participación, sino que se repartirán entre los propietarios de las acciones, obligándoles así a tributar ese ingreso y disuadiendo al beneficiario a reinvertir ese dinero ya que los ETF tienen comisiones bastante altas.

¿Cómo tributan los ETF?

Si bien es cierto que los ETF son el intermedio entre un fondo de inversion y una acción, la tributación tiene aspectos que deben conocerse.

Las ganancias derivadas de la inversión en ETF tributan como ganancia patrimonial a la hora de hacer la declaración de la renta.

A diferencia de los fondos de inversión tradicionales, las ganancias patrimoniales de los ETF’s no están sometidas a retención, y el traspaso entre estos fondos en la bolsa española sí tributa. Todo esto anterior en el caso de que la negociación de los ETF’s tenga lugar en la bolsa española, pues de hacerlo en bolsas europea, sí se tributa como un fondo de inversión tradicional.

Asesoramiento de fondos cotizados o Reclamaciones de fondos cotizados



Este tipo de productos no es adecuado para cualquier perfil. Al contener acciones, las cuales cotizan en un mercado bursátil, existe el riesgo que tienen las mismas; si bien es cierto que este riesgo se suele ver reducido ya que se está invirtiendo en una “cartera” donde existen muchas acciones y por tanto, hay diversificación de riesgo.
Contacta con el Bufete de abogados Navas & Cusí para la defensa legal de los ETF o fondos cotizados .
¡Contamos con más de 30 años de experiencia!