Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

¿QUÉ PROBLEMAS TIENE NUESTRO PAÍS?

El hecho de pertenecer a la llamada “Unión Europea” hace que nuestras instituciones y jueces tengan unas obligaciones específicas para tanto los consumidores como también las empresas, residentes en el espacio europeo.

Las nuevas formas de economía digital no reguladas (Fintech, criptomonedas…), la falta de respeto a los derechos de los trabajadores de determinados colectivos (funcionarios públicos, por ejemplo) o la previsión de unificación fiscal europea son ejemplos de áreas legislativas en las que nuestro país todavía le queda mucho por ponerse al día conforme las directrices europeas.

Por eso, debemos atender y estar al día de los derechos que se nos tienen reconocido el marco europeo tanto a empresas como consumidores, ya que es de allí de donde derivaran nuestros derechos y obligaciones, al ser miembros de la UE.

¿QUIÉNES SON LOS MÁS PERJUDICADOS?

Los más perjudicados suelen ser funcionarios, colectivos especiales como son Bomberos o Policías, personal público en general, personas que tienen su actividad en la llamada nueva economía digital, y en general, cualquier persona que ha visto vulnerados los derechos protegidos por la normativa europea.

Tal como hemos destacado, nuestro país debe no solamente respetar sino también aplicar el derecho derivado de las instituciones europeas.

No obstante, la realidad nos muestra, día tras día, que nuestro poder legislativo y judicial español no respeta las Directivas y reglamentos europeos. El poder legislativo español suele publicar normativa que puede lesionar u omitir derechos reconocidos en Directivas Europeas

Un buen ejemplo de ello es la Directiva 88/2003, relativo a determinados aspectos de la ordenación del tiempo de trabajo, el cual su artículo sexto establece que no se podrá trabajar más de 48 semanales. Dicha limitación no puede ser objeto- en principio- de excepción legal, y ello responde precisamente a los principios de la Unión Europea.

Pues bien, en España, colectivos como los parques de Bomberos, existen diferencias normativas de aplicación según comunidades autónomas, siendo que este colectivo trabaja muchas más horas semanales que el limite establecido por la norma europea.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

Si usted ha sufrido, o siente que el marco legal español no defiende sus intereses como viene reconociendo la legislación y principios de la Unión Europea, debe conocer que tiene la opción de poder forzar a las instituciones y jueces españoles a modificar las actuaciones injustas y lesivas para los usuarios.

Siguiendo el ejemplo anterior, el Colectivo de Bomberos puede interponer una Queja ante la Comisión europea, alegando infracción o incumplimiento de normativa comunitaria. Este tramite se sigue ante la institución Europea, y la misma dará el cauce determinado, que puede llegar hasta el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, obligando al fin, a las instituciones y jueces españoles, a aplicar y respetar la normativa europea, y siendo condenada el Reino de España a abonar en concepto de daños y perjuicios, una cantidad dineraria a los afectados.
En Navas & Cusí Abogados le ayudamos en el procedimiento de Queja ante la Comisión Europea