Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Las opciones financieras son un producto derivado complejo y con alto riesgo cuyo funcionamiento consta en otorgar a su comprador el derecho – pero no la obligación- a comprar o vender bienes o valores (activo subyacente: acciones, bonos, índices…) a un precio prestablecido (precio del ejercicio o del inglés, strike) hasta una fecha también prestablecida (vencimiento en contrato).

Dos tipos de opciones financieras: Put y Call Options

Existen básicamente dos tipos de opciones: PUT-CALL options, las opciones de compra CALL y las opciones de venta PUT.

Opciones financieras PUT:

En primer lugar, encontramos las opciones put, es decir derecho que tiene un comprador de determinadas acciones de una compañía a venderlas por un precio -denominado precio de ejercicio- y hasta una fecha determinados.

En lo que respecta al límite para la venta de las opciones, éste es hasta su vencimiento.

Opciones financieras CALL:

En el lado opuesto encontramos las opciones call, es decir el derecho de compra que posee un comprador de esa opción a comprar acciones de una entidad a un precio determinado hasta la fecha de vencimiento.

Los poseedores de ambas opciones, de venta o de compra, podrán ejercer dicho derecho, dejar que la fecha límite -fecha de vencimiento- transcurra sin haber ejercido el citado derecho o vender la opción antes de su vencimiento en un mercado secundario.

Para diferenciar a los poseedores de estas opciones con, por ejemplo, aquel que invierte en acciones, podremos pensar que éste último posee un título emitido por la compañía propietaria de la acción por la cual se entiende que tiene algún tipo de derecho sobre los beneficios futuros de la entidad; sin embargo, el poseedor de una opción no guarda ningún tipo de relación con la entidad sobre la cual tiene la opción de compra o venta.

Ahora bien, podríamos decir que la principal diferencia entre el vendedor y comprador es que este último tiene el derecho de comprar, pero no le supone una obligación; por el contrario, el vendedor, las opciones put, si está obligado a vender si existe un comprador que pretende comprar.

¿Qué significa exactamente la contratación de put and call?

Seamos más gráficos; si el día X, día de vencimiento el comprador decide ejercer el derecho que le corresponde, el vendedor tendrá la obligación de satisfacerle otorgándole al primero lo que se hubiera pactado al precio fijado. Por el contrario, llegado el día X si el comprador no está interesado en ejercer su opción de compra, no tiene la obligación de llevarlo a cabo.

De ahí que se denomine a este tipo de contratos opciones; el inversor podrá ejercer o no dicho contrato en dependencia de si el precio de mercado es menor o mayor que el precio de la opción que posee.

¿Cómo invertir en opciones financieras? Y posibles problemas que te puedes encontrar

La comercialización de este tipo de producto complejo entre clientes minoristas puede suponer la nulidad contractual, pues para contratar opciones put and call es necesaria una alta experiencia y cualificación en mercados financieros y bancarios.

Si necesita asesoramiento o defensa legal en cuanto a la contratación de opciones financieras put and call, póngase en contacto con nuestro equipo de abogados especializado en derecho bancario y financiero, que le asesoraran y le explicarán las posibles reclamaciones a ejercitar por la perdida patrimonial derivada de una desinformación de la entidad financiera.