Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Nulidad de tarjetas revolving

Las tarjetas revolving es un servicio en forma de financiación que disponen las entidades financieras, dentro de un abanico de servicios bancarios.

Las entidades financieras tienen la obligación de poder facilitar toda la información de sus servicios a sus clientes, y más tras la publicación y entrada en vigor de la Directiva 2014/17/CEE, que incorpora – aunque para el ámbito de la suscripción de los créditos bancarios para la adquisición de un inmueble- más exigencia a nivel de transparencia bancaria así como condiciones de conocimiento y aprendizaje que deben de disponer los empleados de las entidades financieras para poder garantizar una información acorde a las características de los productos.

En cuanto a las tarjetas, existen distintas posibilidades de pago:
  • Las tarjetas de débito.
  • Las tarjetas de crédito, en las que asimismo existen dos sub-modalidades:
  • o Las tarjetas de pago con pago diferido. En este tipo de tarjetas, el saldo derivado del uso de la misma, se carga -habitualmente- a final de mes, sin devengarse intereses por este servicio.
  • o Las tarjetas de crédito con pago aplazado. Este tipo de pagos sí devenga intereses día a día, liquidables mensualmente, a favor del banco, al tipo nominal mensual que figure en las condiciones particulares del contrato.
Pues bien, las tarjetas revolving son precisamente una modalidad de tarjeta de crédito, cuya característica principal es que se establece un límite de crédito cuyo disponible coincide en un inicio con el referido límite y disminuye según se realizan cargos (compras, disposiciones, liquidaciones o transferencias) y se repone cuando se realizan abonos (pagos de los recibos, devoluciones de compra…).

Las amortizaciones de la deuda derivada del uso de las tarjetas revolving suele venir acompañada de un tipo de interés generalmente más elevado que el usado con otro tipo de préstamos o tarjetas.

El problema de este tipo de tarjetas de crédito (“revolving”) viene dado desde dos puntos de vista. En primer lugar, en relación al alto tipo de interés. Este tipo de tarjetas disponen de muy altos tipos de interés, lo que hace habitualmente muy difícil poder realizar la devolución sin caer en la tentación de poder hacer uso del crédito de la tarjeta. Y en segundo lugar, muchas veces ocurre que las cantidades acordadas como pagos mensuales no son suficientes para posibilitar una amortización del principal de la deuda, por lo que implica en muchas ocasiones que se dé una ampliación de disposiciones y por tanto, entrar en una especie de ciclo que va generando una deuda que puede resultar abusiva.

A lo anterior, se suma las varias advertencias que ha venido haciendo el mismo Banco de España, quien ha manifestado que puede ocurrir que, en el caso de las tarjetas revolving, aun realizando el pago de las cuotas mensuales, sin haber impagado ninguna, la deuda pendiente con el tiempo no solo no disminuya, sino que aumente.

Tipos de tarjetas revolving

El concepto en sí de “tarjeta revolving” no es muy conocido, pero si nos referimos, por ejemplo, tarjeta Cofidis, ¿suena más, ¿verdad?

Son varias las entidades financieras – o empresas privadas- que hacen uso de este tipo de tarjetas, estableciendo un alto tipo de interés para la devolución del capital que se dispone.

Ejemplos de estas tarjetas son los créditos renovables de Cofidis, Wizink, Sól crédito, Bankinter Obsidiana, Cetelem, o inluso la llamada “Affinity Card” de la empresa Inditex.
Desde Navas & Cusí contamos con un despacho de abogados especialistas en derecho bancario y de protección al consumidor minorista, encaminado a poder ofrecer todo el asesoramiento legal que sea necesario. No dude en contactar con nosotros en caso de que haya contratado un tipo de tarjeta “revolving”.
Call Now Button