Blogosfera Navas & Cusí

Nuestro bufete de abogados Navas & Cusí con sedes en Madrid y Barcelona posee carácter multidisciplinar y con una vocación internacional (sede en Bruelas), está especializado en derecho bancario , financiero y mercantil.
Contacta con nosotros
Si prefiere contactar con nosotros de forma rápida y cómoda puede hacerlo directamente en nuestros teléfonos de contacto. Tenemos varias oficinas a su diposición:

En el ranking del Índice Internacional Doing Business 2020 realizado cada año por el Banco Mundial  España se sitúa en el puesto número 30 de esta clasificación con una puntuación de 77,9. Esta puntuación está por debajo de Nueva Zelanda, Singapur o Dinamarca, los países donde más fácil es hacer negocios de todo el mundo y al mismo nivel que otras economías como Turquía, Azerbaiyán o China. A nivel europeo, España se encuentra, aproximadamente, en la media, es decir por detrás de 13 países comunitarios como Alemania, Noruega, Suecia, Letonia; al mismo nivel que Francia o Suiza y por encima de Portugal, Bélgica y Grecia.

Ahora, resulta oportuno precisar que, en dicho informe del Banco Mundial, se tiene en cuenta diversos parámetros como i) la facilidad para abrir un negocio, ii) el cumplimiento de los contratos, iii) la protección de los inversores minoritarios, iv) la obtención de crédito, entre otros. Así, el punto más fuerte de hacer negocios en España es la facilidad que ofrece para el comercio trasfronterizo, aspecto en el que el Banco Mundial da a España la mejor puntuación entre todos los países del mundo (100/100) caracterizándole como líder mundial del comercio transfronterizo. Adicionalmente, otros aspectos favorables para España resultan ser la resolución de insolvencias (posición 18) y el cumplimiento de contratos (posición 26).

Por eso, dado que para cualquier empresa española que quiere exportar sus productos o servicios a terceros países, sean o no europeos, es fundamental asegurarse tanto de la normativa aplicable como de la precisión de la transacción. El contrato que rige una compraventa internacional de mercaderías es por consecuencia la piedra angular de la transacción.

Cláusulas del contrato de compraventa internacional

Datos de las partes

Es necesario poner los datos de las partes y la representación legal de la persona física que firmará el contrato para poder probar que ha tenido la autorización necesaria por la persona jurídica que es parte del contrato (comprador y vendedor) y poder probar que la compraventa se efectúa dentro del ámbito de los estatutos y el objeto social de la sociedad. El contenido de la cláusula incluirá, aparte de los datos del comprador y del vendedor y los datos de sus representantes que firmarán el contrato, el domicilio de ambos y sus objetos sociales.

Objeto del contrato

En esta clausula se menciona de forma precisa el tipo y la cantidad de las mercaderías que se venden, la obligación del vendedor a vender dichos productos al comprador, el precio que deberá pagar el comprador y su obligación a adquirir los productos, la forma de pago, es decir en efectivo o por medio de cuenta bancaria, con carta de crédito etc. y además la divisa (euro, dólar, etc). Es la cláusula más importante del contrato ya que constituye la razón por la que las partes lo firman.

Embalaje de las mercancías

Esta cláusula contiene la obligación del vendedor de haber envase y embalaje de las mercancías que corresponde a las necesidades del producto y a la legislación vigente, por ejemplo en caso de productos químicos que se consideran como peligrosos existe el UE la Directiva pertinente sobre el embalaje de productos peligrosos para su transporte.

Documentos

Se menciona la lista de documentos que el vendedor tiene que poner a disposición del comprador como la factura comercial, los documentos de transporte, la lista de empaque, documentos de seguro, certificado de origen, certificado de inspección, documentos de aduana.

Condiciones de entrega

Donde tiene que entregar las mercancías el vendedor y cuando, p.ej. dentro de los X días contados a partir de la fecha de confirmación por escrito del pedido, qué medio de transporte se utilizará, quién y hasta cuando tiene el riesgo sobre los productos y quién tiene la obligación de asegurar los productos.  Es una cláusula muy importante porque de esta depende la transferencia del riesgo de destrucción de las mercancías durante el transporte y la fecha hasta la cual el vendedor tiene responsabilidad y mantiene el riesgo de destrucción de las mercancías durante su transporte.

En caso de transporte es aconsejable utilizar los Incoterms 2010 publicados por la Cámara de Comercio Internacional porque son internacionalmente reconocidos y debidamente claros para asegurar las obligaciones contractuales entre el vendedor y comprador. No obstante el uso de los Incoterms dentro del contrato, se debe aclarar:

  • El transporte internacional y los costes administrativos.
  • El lugar en el que se transfiere el riesgo de transporte de los productos.
  • Responsabilidad y costes del despacho aduanero y aranceles
  • Responsabilidad y coste de la cobertura del seguro de transporte.

Cuando se utilizan los Incoterms, es necesario describir con precisión el lugar y dentro de ese lugar el punto exacto de la entrega de los productos.

Inconformidad con los productos y derecho de inspección

Hasta cuando el comprador puede examinar los productos después de su entrega por el vendedor y hasta cuando tiene el derecho de pedir el cumplimiento del contrato, es decir, la reparación o la substitución de las mercaderías por fallos ocultos u obvios o pedir indemnización, p.ej dentro de los 30 días contados desde el días de llegada de los productos al destino acordado.

Patentes y marcas

En caso de que las mercancías tienen una patente el vendedor tiene que declarar que los productos en venta se encuentran debidamente registrados al amparo de la patente por el cual el vendedor es propietario o tiene el uso legal de la patente.

Vigencia del contrato

Es la cláusula por la que se rige el tiempo de extinción de las obligaciones contractuales cuando el vendedor haya entregado la totalidad de las mercancías sin fallo alguno y el comprador haya cumplido con el pago y la recepción de las mercancías.

Rescisión por incumplimiento

En esta cláusula se debe mencionar qué omisiones o acciones constituyen un incumplimiento esencial del contrato, lo que da el derecho a cada una de las partes rescindir el contrato, p.ej en caso de que una de ellas incumpla sus obligaciones sobre el pago del contrato, la entrega de las mercancías, el embalaje, del derecho de usar la patente etc y se abstenga de tomar medidas necesarias para reparar el incumplimiento dentro de los días pactados en el contrato siguientes al aviso de la otra parte.

Insolvencia

Es el derecho de cada una de las partes terminar el contrato en forma anticipada en caso de que una de ellas fuere declarada en quiebra, suspensión de pagos, concurso de acreedores o cualquier otro tipo de insolvencia. Se tiene que mencionar para que sea claro el tiempo exacto que se tiene que declarar la terminación del contrato por esta cláusula, p.ej. 3 meses antes de la entrega de las mercancías, para no crear ambigüedades entre las partes e inseguridad jurídica.

Cesión de derechos y obligaciones

Es la cláusula por la que se rige la obligación de las partes de cumplir ellas mismas las obligaciones del contrato y no ceder o transferir total o parcialmente los derechos ni las obligaciones derivadas del contrato, salvo acuerdo establecido por escrito previamente.

Límite de la responsabilidad contractual

En esta cláusula se establece el límite de la responsabilidad contractual por caso fortuito o fuerza mayor, p.ej cierre de los aeropuertos por las medidas estatales anti COVID-19 actuales. Así, no será imputable a ninguna de las partes la responsabilidad derivada de casos fortuitos o de fuerza mayos y se suspenden los derechos y obligaciones establecidos por el contrato, los cuales podrán reanudarse de común acuerdo en el momento en que desaparezca el motivo de la suspensión, siempre y cuando se trate de los casos previstos de fuerza mayor o caso fortuito previstos en esta cláusula.

Ley aplicable y resolución de controversias derivadas del contrato

Es la cláusula según la cual las partes tienen que elegir la legislación aplicable que puede ser la ley de un país en concreto o la Convención de Naciones Unidas sobre los contratos de compraventa internacional de mercaderías. Esta última no tiene como ámbito de aplicación la validez o no del contrato y por eso en cuando a la validez del contrato las partes tienen que pactar como ley aplicable la legislación de un país en concreto.

En cuanto a la resolución de controversias, la cláusula tiene que mencionar cual será el foro competente para la interpretación, ejecución y cumplimiento de las cláusulas del contrato y la solución de cualquier controversia que se derive del mismo. Puede someterse a arbitraje o a los juzgados de un país en concreto, por ejemplo, a los juzgados del país donde el vendedor tiene su establecimiento permanente.

Author
Navas & Cusí Abogados
Artículo anterior