Blogosfera Navas & Cusí

Nuestro bufete de abogados Navas & Cusí con sedes en Madrid y Barcelona posee carácter multidisciplinar y con una vocación internacional (sede en Bruselas), está especializado en derecho bancario , financiero y mercantil.
Contacta con nosotros
Para garantizar la calidad y la atención personalizada, atendemos con cita previa (presencial o videoconferencia).

Las estafas en criptomonedas cada vez se están volviendo más comunes y sofisticadas. Son una desgracia que afecta a inversores incautos de todos los perfiles y sobre todo una lacra para un sector lleno de potencial que cada vez experimenta más reticencias por parte del público general.

En este artículo analizaremos las estafas llevadas a cabo mediante falsas empresas de servicios de inversión debido a su incesante aumento y elevada complejidad.

El Modus Operandi

  1. Contacto con la victima

Primero de todo, un estafador establece contacto con la victima ya sea mediante las redes sociales o a través de un anuncio online al que esta haya accedido. A partir de aquí lo esencial es la labia y como se va a convencer al objetivo de que confíe su dinero.

Los estafadores pueden presentarse como gente corriente que gana un dinero extra gracias al trading, como brokers o analistas económicos profesionales e incluso como nuevos ricos inundando sus perfiles de redes sociales con fotos de viajes y vehículos de alta gama. Un indicativo de que estamos ante una estafa es cuando el número de teléfono que utilizan para contactarnos es británico, con el prefijo (+44).

Estas redes operan a través de plataformas gancho para realizar las supuestas inversiones, es ahí donde se intenta redirigir el dinero del estafado. Una plataforma gancho reviste la apariencia de un portal de inversiones legítimo, a veces incluso son copias de estos, pero no son más que la artimaña principal para que la víctima se crea que está invirtiendo y deposite su dinero ciegamente.

A tenor de la sofisticación antes mencionada, muchos de estos portales son sitios webs con interfaces modernas y agradables para la vista, tienen su propio servicio de atención al cliente que responde a los usuarios, políticas de privacidad, de prevención del blanqueo de capitales y disclaimers sobre el riesgo de operar altamente detallados. Y, sobre todo, sus plataformas están muy bien diseñadas con muchas herramientas y funcionalidades para darle la sensación a la victima de que controla sus fondos.

  1. Primera transferencia

Una vez se han ganado la confianza del objetivo, le piden que deposite su dinero en un Exchange como por ejemplo Coinbase para convertirlo de euros a una criptodivisa y después enviarlos a una dirección asociada con la plataforma gancho.

Cuando el dinero se ha enviado a la dirección que nos envía el estafador podemos afirmar que ya se ha perdido, puesto que será enviado a través de su red de carteras para dificultar el rastreo hasta que decida sacarlo al sistema financiero convencional. Sin embargo, aquí no termina la estafa.

Una vez completada la primera transferencia, la victima verá en el saldo de la plataforma de trading como si pudiera operar con él, aunque esto sea una mentira. En muchas ocasiones es el estafador quien realiza las inversiones por cuenta de la victima por lo que esta va viendo como el saldo va aumentando y con ello se confía todavía más. A veces, si lo depositado no es sustancial, los estafadores permiten a la víctima hacer una retirada de los fondos más los supuestos beneficios para animarla a depositar más.

  • El conflicto con la retirada

En el momento en que la victima se plantea retirar los fondos, los estafadores siempre ponen un impedimento que se solucionará ingresándoles todavía más dinero. Esto lo harán de manera recurrente y con una mentira distinta cada vez hasta que se les deje de ingresar capital o decidan irse y cerrar todas las vías de contacto con ellos.

Una estrategia muy común es fingir que son parte de las autoridades fiscales o financieras de otro país y que la víctima deba pagar un impuesto o una tasa para desbloquear sus fondos.  Otras artimañas consisten en, aprovechándose del poco conocimiento general sobre el tema, decir que se debe ingresar dinero a la red Blockchain para que funcione más rápido y recuperen el dinero.

Las excusas varían, pero la estrategia es la misma siempre en todos los casos.

A partir de aquí empieza el calvario para muchos inversores que ven como no aparece ni una pizca de las ganancias que querían retirar y se dan cuenta de que muy seguramente han sido estafados y han perdido todo su dinero.

Finalizada la estafa principal y sabiendo que la víctima es conocedora del delito, a veces estas redes no tienen ya suficiente con lo robado. En ocasiones contactaran a la víctima haciéndose pasar por un cuerpo policial extranjero o por un bufete de abogados que quiere interponer una demanda colectiva y les prometen que recuperaran sus fondos, eso sí, previo pago mediante criptomonedas.

Pese a ello, el desamparo de la víctima no tiene por qué ser total. La red Blockchain deja constancia de todas sus transacciones y con el software y el trabajo de investigación adecuado se puede reastrear el dinero hasta un Exchange donde se puedan bloquear los fondos e identificar a los titulares de las carteras (muchas veces testaferros). Esto combinado con un asesoramiento legal en la interposición de la pertinente denuncia no garantiza la recuperación integra de los fondos, sin embargo, es una baza que jugar para tener una mínima posibilidad de recuperar parte del capital.

 

En Navas & Cusí, somos líderes en asesoramiento legal en el ámbito de las criptomonedas. Contamos con un equipo de abogados especialistas en criptomonedas, que brindan asistencia tanto a empresas como a particulares e inversores en todas las operaciones y problemas legales relacionados con el uso de estas monedas digitales. Si buscas abogados especialistas en criptomonedas, no dudes en contactar con nosotros.

Author
Navas & Cusí Abogados
Artículo anterior Artículo siguiente