Blogosfera Navas & Cusí

Nuestro bufete de abogados Navas & Cusí con sedes en Madrid y Barcelona posee carácter multidisciplinar y con una vocación internacional (sede en Bruelas), está especializado en derecho bancario , financiero y mercantil.
Contacta con nosotros
Si prefiere contactar con nosotros de forma rápida y cómoda puede hacerlo directamente en nuestros teléfonos de contacto. Tenemos varias oficinas a su diposición:

Hasta nuestros días los contratos han ido experimentando un proceso de transformación para adaptarse a la realidad cambiante, y así también han ido cambiando sus requisitos y modos de celebración, desde verbales, escritos en papel hasta digitales; o desde la obligatoriedad de presencia de testigos hasta notarios u otras autoridades, todo ello a un elevado coste y tiempo invertido.

Sin embargo, con la llegada de la era digital y la globalización, donde numerosos acuerdos son llevados a cabo a través de Internet y donde las partes no son conocidas, se vuelve imprescindible contar con instrumentos que nos garanticen seguridad. Es por ello, que ha aparecido un nuevo concepto que viene a revolucionar el mundo de la contratación: Los Smart Contracts o contratos inteligentes.

¿Qué son los Smart Contracts?

El termino de contrato inteligente o su término anglosajón “Smart Contract” fue utilizado por primera vez en 1997 por Nick Szabo, un científico de la computación, experto en derecho y criptógrafo. En su obra “Formalizing and Securing Relationships on Public Networks” lo describe como: “un conjunto de promesas, que están especificadas en forma digital, que incluyen, asimismo, los protocolos mediante los que las partes se obligan a cumplir estas promesas”.

Actualmente, los Smart contracts son acuerdos entre las partes, cuyo contenido se representa en “scripts” (códigos informáticos) y cuyo sustento y registro es a través de la tecnología Blockchain. A diferencia de un contrato tradicional, los Smart Contracts se ejecutan de manera automática, sin intervención humana, cuando se da una condición preprogramada.

Características

Al ser contratos creados con la tecnología Blockchain, cuentan con las características de la cadena:

Descentralización y Distribución

Permite que los contratos estén distribuidos en miles de ordenadores y sean validados por todos los participantes que componen la cadena Blockchain, de esta manera se evita que sean exclusivamente custodiados por grandes compañías.

Inmutabilidad

La información que se introduce es de carácter inmutable, es decir, no se puede eliminar ni modificar. De esta manera se previene el fraude y se evita la manipulación o alteración del contrato.

Auto ejecución

El cumplimiento de un contrato inteligente no depende de la interpretación de las partes, sino que está sujeto a un evento o condición preprogramada con anterioridad a la celebración del contrato.

Intermediarios

No requiere intermediarios, o un tercero que de fe de su autenticidad o de su contenido, como por ejemplo puede ser un notario. Será el código informático el que asegure el cumplimiento de las condiciones. De esta manera permite la eliminación de burocracia, los elevados costes y tiempo indeterminados en el proceso.

Aplicaciones

Los contratos inteligentes presentan multitud de aplicaciones como pueden ser: registro de patentes, sistema de elecciones, trazabilidad alimentaria, seguros, venta de productos, transacciones, entre otras.

Para ello, existen determinadas plataformas de Blockchain donde ejecutar Smart Contracts, como son: Ethereum, Hyperleddger y Corda R3. En estas plataformas los contratos quedan registrados y activos hasta que se cumplan las condiciones acordadas. Una vez verificado el cumplimiento de las condiciones, seguidamente permite que se cumpla el resto del acuerdo, como por ejemplo puede ser una liberación de dinero.

Retos jurídicos

Actualmente no existe una regulación específica que regule los contratos inteligentes y esto es debido a la gran novedad que presentan con el uso de la tecnología Blockchain y el intenso debate sobre si constituyen o no un contrato legal valido. Sin embargo, España si cuenta con una normativa que lo regula de forma indirecta y que permitirá su validez mientras se cumpla. Para ello debemos de tener en cuenta las especialidades que presenta la tecnología a la hora de redactar y programar un Smart Contract.

Los Smart Contract o Contratos Inteligentes, son un programa con valor legal, donde las partes intervinientes en un contrato se comprometen a unos términos u obligaciones, los cuales se ejecutarán de manera automática.

En Navas & Cusí ofrecemos asesoramiento y acompañamiento en todo el proceso de creación de los contratos inteligentes, mediante la aplicación de las leyes vigentes y mediante la elaboración de cláusulas que permitan garantizar una seguridad jurídica.

 

 

Artículo anterior Artículo siguiente