Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

El Banco Popular se ve obligado a eliminar las cláusulas suelo de 101.000 préstamos hipotecarios a raíz de la Sentencia del Tribunal Supremo

El Banco Popular se ve obligado a eliminar las cláusulas suelo de 101.000 préstamos hipotecarios a raíz de la Sentencia del Tribunal Supremo
Puntúa esta entrada

La decisión del Banco Popular de eliminar la cláusula suelo de los préstamos hipotecarios de 101.000 clientes, nace como consecuencia de la reciente Sentencia del Tribunal Supremo que declaraba la nulidad de dicha cláusula.

Tal y como recogió este despacho en un artículo a finales del mes de enero del presente año, el pasado 21 de enero el Tribunal Supremo emitió una sentencia que fallaba con respecto a la nulidad de las cláusulas suelo del Banco Popular, a lo que la entidad señaló que estudiarían la sentencia y para saber qué opción tomarían a partir de este momento. Unos días después, la decisión de la entidad ha sido la de eliminar las cláusulas suelo de alrededor de 101.000 préstamos hipotecarios, es decir, la práctica totalidad de las que describe el Tribunal Supremo en su Sentencia.

En concreto la entidad ha tomado esta medida para todas aquellas hipotecas de particulares con cláusulas suelo destinadas a la adquisición de vivienda. Por este motivo, en dicha medida no entrarían hipotecas sobre inmuebles constituidas para financiar la compra de otros bienes o  préstamos a personas jurídicas, por ejemplo.

En este sentido, cabe hacer mención a que, precisamente con vistas a la posibilidad de que el Tribunal Supremo dictara sentencia en el sentido que así ha sido, el Banco Popular realizó el pasado año una partida de 350 millones de euros extraordinaria, para poder encarar la posible (y ahora cierta) supresión de las cláusulas suelo, cláusulas con las que algunas entidades bancarias nacionales trataban de protegerse de la bajada del Euribor, fijando un tipo de interés variable mínimo que el cliente pagaría, aunque el Euribor estuviera por debajo.

Tal y como ocurrió con otros pronunciamientos anteriores del Tribunal Supremo, en este no se cuestiona sobre la legalidad de la cláusula limitativa del interés variable (cláusula suelo), pero si sentencia que dichas cláusulas no reúnen “las exigencias de transparencias aplicables”.

Si bien es cierto que se han publicado informaciones relativas al perjuicio que puede suponer esta eliminación de la cláusula suelo para la entidad, informaciones indicadas por el propio Banco Popular, que estimaban un perjuicio de unos 90 millones de euros anuales, la entidad no ha hecho hasta el momento ninguna declaración relativa a los costes intrínsecos en la modificación de 101.000 préstamos hipotecarios que han llevado a cabo.

 

Navas & Cusí Abogados