class="page-template-default page page-id-17919" >

Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

La existencia en los préstamos hipotecarios con cláusulas suelo que quedan muy por encima de los tipos de interés del momento impiden a los prestatarios beneficiarse de una posible bajada de los tipos de interés (Euribor).

Las cláusulas suelo han sido utilizadas por Banco Popular S.A para protegerse ante una eventual caída del índice de referencia de los tipos de interés por debajo de ciertos niveles.

Estas cláusulas también se conocen, a nivel técnico como se ha mencionado ya en más de una ocasión, como cláusula de tipo de interés mínimo y máximo. Su función es fijar el tipo de interés que deberá abonar el hipotecado con independencia de la situación económica. De esta manera, el suelo hipotecado determina los intereses mínimos y máximos que tendrá que abonar el hipotecado aun cuando la suma del índice de referencia más diferencial sea menor o mayor.

En este sentido se podrían calificar como un sistema de “seguro de protección” para las entidades bancarias en previsión de eventuales coyunturas económicas en las que el Euribor resulte demasiado bajo o demasiado alto tal y como ha ocurrido en el contexto económico-financiero de hace unos años para adelante, cuando el Euribor ha tocado niveles de los 0,5 puntos, y ello teniendo en cuenta que el máximo histórico del Euribor se ha situado en 5,393%.

¿Qué hacer si tengo cláusula suelo del banco Popular?

Banco Popular se aprovechó estas circunstancias, resultando ésta la combinación perfecta cuyo resultado desembocó en un beneficio propio muy alto para el banco, pues la confianza depositada tanto de sus clientes de toda la vida como de tantos otros consumidores usuarios no expertos en la materia, junto con la inminente caída de intereses facilitó a la entidad la oportunidad de añadir, unilateralmente y sin facilitar información ni documentación previa al cliente, una “nueva” y oculta cláusula que resulta totalmente abusiva: la cláusula limitativa de interés, sin que al cliente bancario se le hubiera expuesto con anterioridad a la firma en Notaría, ni tan siquiera en el momento de la firma, la trascendencia de dicha cláusula, resultando que su inclusión no se hizo facilitando al cliente una información adecuada, clara y transparente, conforme exige la normativa aplicable en materia de consumidores y atendiendo a los requisitos exigidos por la Directiva 93/13/CEE relativa a la protección de los consumidores a nivel de la Unión Europea cuando contratan con profesionales, como es el caso. 

Si usted cree que pueda tener una cláusula suelo en su escritura, lo primero que debe realizar es dirigirse a la entidad financiera para que, al amparo del reciente Real Decreto 1/2017, de 20 de enero se solicite un posible cuerdo extrajudicial en virtud del cual la entidad financiera pueda pronunciarse previamente sobre la posible devolución de las cantidades en concepto de cláusula suelo.

¿Dónde presentar la reclamación? ¿Cómo reclamar la cláusula suelo?

Esta previa reclamación debe realizarse directamente en la sucursal de la entidad financiera del consumidor o empresa. El banco tiene un plazo de un mes como máximo para poder responderle afirmando si procederá la devolución o no.

En caso de no devolución o no contestación, deberá proceder la reclamación judicial ante los tribunales.

Lo anterior ha conllevado que muchos tribunales españoles decreten la nulidad de la cláusula limitativa de interés o cláusula suelo del Banco Popular previo inicio de un procedimiento judicial mediante la interposición de una Demanda frente a la entidad reclamando los derechos de los perjudicados por esta cláusula; nulidad que conlleva recuperar las cantidades cobradas de más desde que la cláusula se activó.

¿Quieres reclamar tu cláusula suelo del Banco Popular? Contáctenos.


Si usted firmó un préstamo hipotecario no con Banco Popular pero sí con otra entidad financiera, es posible que también pueda tener una cláusula suelo, por lo que recomendamos su revisión.