Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Un paso hacia la unificación bancaria en España

Un paso hacia la unificación bancaria en España
Puntúa esta entrada

Según los expertos en 2016 nos encontraremos ante las fusiones de entidades financieras acerca de las cuales existen rumores desde el pasado mes de junio. Ha sido el mismo Banco de España quien recientemente destacó que nuestro país, de entre los vecinos de Europa, es el que posee mayor número de sucursales por número de habitantes y esto, es algo que debe cambiar.

Los grandes bancos deben absorber a las pequeñas entidades si pretenden subsistir en nuestro mercado, ya que a raíz de lo recomendado por el Banco Español como hemos mencionado anteriormente, no hay lugar para todos.

En España existen casi cuarenta entidades bancarias aunque en la práctica apenas se escuche hablar de seis, las “entidades grandes”, que son: BBVA,  Santander, CaixaBank, Banco Popular, Bankinter y Bankia, siendo los tres últimos los más sencillos en los que sus cuentas presentan además problemas. En lo que respecta a las medianas entidades, encontramos por ejemplo Unicaja, Liberbank o Ibercaja, entre otras. Estas medianas entidades, las que poseen menos de 70.000 millones en activos, son las que previsiblemente protagonizarán estas inminentes fusiones.

Es por ello que el Banco Central Europeo una vez más ha tenido que pronunciarse al respecto de esta cuestión; dispone que las reducciones de entidades que deben llevarse a cabo en nuestro país debe ser la necesaria para igualarnos a estados como Reino Unido o Francia, donde apenas existen diez entidades financieras principales. Coincide con expertos de nuestro país, al entender que no hay un volumen de negocio tan grande en España como para sostener a la banca en su magnitud actual.

Como en todo procedimiento, siempre existe un beneficiado por encima de los demás y en este caso CaixaBank se postula como tal. Tras la absorción de Barclays antes del pasado verano, se plantea hacer lo mismo con Abanca y Liberbank; por otro lado las medianas entidades que pueden salvarse de estas fusiones son Ibercaja o Kutxabank que en el último ejercicio han obtenido óptimos resultados, aunque de momento no está asegurado el futuro y supervivencia de ninguna de ellas.

Como último, y pésimo, dato, obviamente estas fusiones traerán aparejadas despidos, jubilaciones anticipadas, etc… en fin, la consecuencia de una reestructuración completa de la economía.

 

Navas & Cusí Abogados