Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Propuesta de Directiva Europea: el Package Travel

Desde la Comisión se está trabajando en una nueva Directiva sobre viajes combinados y paquetes vacacionales, este cambio legislativo viene propiciado por el cambio producido en la forma de viajar puesto que las normas han de evolucionar para adaptarse al mercado.

Esta Directiva tiene una gran importancia dado que el turismo representa una importante fuente de ingresos para la economía de la Unión Europea y  es que el mismo abarca actualmente 1.8 millones de empresas y unos 9.7 millones de puestos de trabajo.

El objetivo de esta Directiva es el de facilitar los viajes combinados y garantizar un conjunto equilibrado de derechos para los viajeros, adaptando las normas de la Unión Europea a la era Digital y a las nuevas modalidades de viajes, facilitando seguridad y tranquilidad a los viajeros.

La propuesta de Directiva amplia el campo de aplicación de la Directiva en vigor, 90/314/CEE a los viajes a medida, a los viajes combinados dinámicos y a los paquetes online de ofertas vinculados a servicios. Es decir, se pretende facilitar el diseño del viaje por el propio consumidor.

La propuesta es de armonización total, impidiendo que los estados incorporen excepciones y por lo tanto alcanzar así un elevado grado de protección del viajero y reducir de este modo su perjuicio, eliminando del panorama jurídico aquellas disposiciones poco claras u obsoletas.

De este modo, los compradores contarán con controles más estrictos de cara a los recargos de precio, con mejoras en los derechos de cancelación y anulación, así como en la obligación por parte de las empresas de repercutir las reducciones de precios en circunstancias equivalentes. Contarán además con mayor información sobre la responsabilidad del organizador y con mejores compensaciones e indemnizaciones, pudiendo reclamar directamente a un único punto de contacto: el minorista al que hayan comprado sus vacaciones.

Por otro lado, para las empresas la propuesta incluye aspectos como el de reducir la burocracia existente o los costes, al suprimir requisitos tales como la reedición de folletos o la exclusión del ámbito de aplicación de la Directiva de los viajes de negocios organizados, así como estableciendo normas europeas sobre la información, la responsabilidad y el reconocimiento mutuo de los regímenes de protección contra la insolvencia, facilitando el comercio internacional y creando condiciones de competencia equitativas entre los diferentes operadores.

Tras el debate de dicho texto, fue aprobado en primera lectura en el Parlamento. De este modo, la Directiva modifica las  definiciones de viaje combinado y de servicios asistidos de viaje y reconoce una serie amplia de derechos a los compradores.

La reforma de la Directiva ha sido criticada por agentes de viaje y por turoperadores por el desequilibrio que consideran que genera al desproteger a los organizadores de viajes respecto a los proveedores turísticos, no incluyendo tampoco en el ámbito online a compañías proveedoras como son las aerolíneas o las compañías de transporte.

Por todo lo anterior, el sector turístico considera que las obligaciones de las empresas organizadoras contempladas en la nueva Directiva suponen una carga desproporcionada. Reclamando que tal y como ocurre en otros sectores, el consumidor pueda reclamar directamente al responsable del servicio.

En conclusión, la Directiva pretende una armonización de las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas de los Estados Miembro en esta materia adecuándola a las nuevas circunstancias del mercado y de la era digital.