Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Fiscalidad Internacional para Startups y comercio electrónico

Fiscalidad Internacional para Startups y comercio electrónico
4.5 (89.47%) 19 votes

Fiscalidad-Internacional-para-Startups-y-comercio-electrónico-Navas-&-Cusí-Abogados


También te puede interesar: Cómo dejar de ser avalista

La era digital que estamos viviendo ha supuesto, indudablemente, grandes avances para la sociedad mundial. Hasta hace apenas una década la búsqueda de la más elemental información, podría llevarnos horas, pero actualmente a través de internet en escasos segundos tenemos todo un mundo virtual a nuestra disposición.

Dentro de los avances, como no, está el auge del comercio electrónico y de los Startups. Las ventas online superaron todos los récords históricos en 2017.

Las Startups  son pequeñas empresas de reciente creación, que normalmente salen al mercado con necesidades económicas y aprovechan los medios electrónicos para crecer y encontrar por esta vía, la liquidez que necesitan para continuar con su desarrollo.

Por lo general las Startups se caracterizan porque son capaces de incrementar las ventas sin necesariamente incrementar los costes de producción. Todo ello se consigue por la enorme dependencia que muestran con respecto a la tecnología, en la que se apoya para innovar y satisfacer las necesidades del mercado.

Fiscalidad Internacional y comercio electrónico

En España, es habitual que las gestiones burocráticas para iniciar un comercio sean laboriosas. Entre las más básicas, estarían la inscripción en el Registro Mercantil, darse de alta en el Impuesto de Actividades Económicas así como en el IVA, obtener un CIF, e inscribirse en la Seguridad Social.

La normativa fiscal cambia de forma constante, por lo que es preciso estar al día  de la legalidad en este sector. Ejemplo de ello es la última reforma del IRPF del 2017.

Cumplir con todas las obligaciones tributarias, además, puede hacernos optar a más subvenciones o licitaciones públicas.

Las ventas a través de internet son una nueva forma de hacer negocios y también ha hecho necesaria la evolución hacia una fiscalidad que traspase fronteras.  Todo ello se debe a la necesidad de garantizar la recaudación de las arcas nacionales así como evitar tratos diferenciados entre los comercios físicos y los electrónicos. Ha nacido así una nueva Economía digital que es necesario regularizar.

En este sentido, esta normativa debe ser trabajada por el conjunto de los Estados en tanto las prestaciones de servicios  a través de este medio son transfronterizas.

Por lo que respecta a la Unión Europea, el comercio digital no requiere de la creación de nuevos impuestos, ya que las entregas de bienes (tangibles o intangibles) llevan aparejado el impuesto del IVA.

España ha abogado por el predominio de que se grave en nuestro país, las rentas imputables a nuestro territorio  y que hayan sido generadas por el comercio electrónico.

Internet ha supuesto, en definitiva, un nuevo mecanismo para obtener rentas o beneficios económicos  sujetos al Impuesto de Sociedades y al IRPF.

En este sentido, parece determinante  el principio de residencia para fijar el Estado donde se debe gravar la obtención de la renta, algo que no está exento de dudas.

Así, por ejemplo, los estados-fuente son aquellos que originan rentas y que tienen la capacidad de gravar a los no residentes por las  rentas atribuibles a la actividad desarrollada por éstos en su territorio.

En cuanto al pago de cánones, España es partidaria de la tributación compartida con el estado –fuente a pesar de que el Modelo de Convenio de la OCDE estable el de tributación exclusiva en el país de residencia del perceptor de la renta.

Novedades y tendencias

Y ahora, ¿hacia dónde vamos? Parece claro que el comercio electrónico continuará imparable su auge durante este año y los venideros. Aumentarán no solo los consumidores sino los importes que gaste cada usuario gracias a las estrategias de marketing que las empresas están implantando.

El comercio electrónico se orientará a facilitar a los consumidores las compras a través de todo tipo de dispositivos como tablets o smartphones, e incluso mediante las redes sociales.

La mejora en los servicios de envío y la posibilidad de que el cliente puede llevar a cabo un seguimiento de la localización del producto  que ha adquirido, son avances que poco a poco se imponen en nuestras vidas cotidianas. Aunque parezca sorprendente, ya hay compañías que están comenzando a ofrecer sus servicios de entrega mediante el uso de drones.

También vamos viendo evoluciones en los medios de pago, a través de tarjetas virtuales o divisas electrónicas.

Las propuestas de la Comisión Europea

De todo lo anterior se habló con detenimiento en una conferencia organizada por Navas & Cusi Abogados Bruselas el pasado 19 de abril en Bruselas, donde un comité de expertos en la materia, analizó  los avances previstos  para este 2018 en la regulación de la fiscalidad en la economía digital.

La propuesta de la Comisión pasa por cobrar el 3% en impuestos indirectos y proteger más al consumidor que se encuentra desprotegido en la economía digital.

También se propone crear una base imponible común entre todos los países miembros de la Unión Europea y sela empresa debería cumplir uno de los siguientes requisitos para tributar en el país donde ofrece el servicio o la venta:

  • más de 7 millones de ventas.
  • más de 100.000 usuarios.
  • más de 3.000 contratos B2B.

Si está interesado en crear su propia Startup, Navas & Cusí Abogados cuenta con un grupo de abogados expertos en fiscalidad internacional que puede ayudarle al inicio de su nueva aventura empresarial.

 

 

> Leer más en nuestro blog sobre noticias de Derecho de las Nuevas Tecnologías
> Leer más en nuestro blog sobre noticias de inversión para Startups y Crowdfunding
> Leer más en nuestro blog sobre noticias de Derecho de la Unión Europea
> Leer más en nuestro blog sobre noticias de Derecho Tributario y Fiscal

Blog Attachment
  • fiscalidad-internacional-para-startups-y-comercio-electronico