Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

La importancia del cumplimiento de la normativa MIFID en la comercialización de hipotecas multidivisa

La importancia del cumplimiento de la normativa MIFID en la comercialización de hipotecas multidivisa
Puntúa esta entrada

Se entiende por normativa MIFID aquella normativa europea que tiene como finalidad la armonización en nuestro continente de la regulación referente a los mercados de valores, los diferentes instrumentos financieros que en ellos se negocian y la relación entre los clientes y las entidades financieras que prestan estos servicios de inversión. En nuestro país fue incorporada mediante la Ley 47/2007 de 20 de diciembre que modifica la Ley de Mercado de Valores.

Esta normativa engloba tanto los Test de Idoneidad como los de Conveniencia y ambos deben ser realizados por la entidad financiera con carácter previo a la contratación de un  producto financiero, sobre todo en el caso de que se trate de un producto complejo, por parte del cliente. Estos Test son cruciales e imprescindibles, y el resultado de la falta de práctica por parte de las entidades bancarias de nuestro país ha dado lugar a la firma de productos financieros complejos como son las hipotecas multidivisa por parte de clientes minoristas desinformados y con nulos conocimientos y experiencia en el mercado financiero.

El objetivo de estos Test es la clasificación del cliente que ha decidido realizar una inversión, una contratación de un préstamo financiero… o cualquier operación financiera que entrañe un mínimo riesgo para su patrimonio. Únicamente cuando se hayan realizado estos Test se podrá clasificar al cliente en la categoría que le corresponda dentro de las tres establecidas por la normativa MIFID que vienen a ser: cliente minorista, cliente profesional y contraparte elegible y como consecuencia ofertarle el producto financiero que más se ajuste a su perfil inversor.

Se entiende por cliente minorista a aquel que posee un menor grado de conocimientos y experiencia en materia financiera (normalmente un conocimiento prácticamente nulo) y por endedebe gozar de un mayor nivel de protección. Dentro de esta categoría se encuentran nuestros principales afectados por las hipotecas multidivisa por ejemplo, es decir las personas físicas. También se encuadran en esta primera categoría los autónomos o las Pymes. Los clientes profesionales son aquellos que tienen la capacidad y experiencia necesaria para evaluar el riesgo de una operación financiera compleja, como pueden ser las entidades financieras, grandes compañías y, con alguna excepción, los particulares. Por último la denominada contraparte elegible son las entidades de crédito, empresas dedicadas a servicios de inversión, etc… Cuyos conocimientos financieros están más que contrastados dada su trayectoria profesional, aunque por supuesto siempre puede haber excepciones.

Ahora bien, ¿existe alguna diferencia entre el Test de Idoneidad y el de Conveniencia? Como hemos mencionado anteriormente ambos son indispensables para proteger al cliente, aconsejarle sobre qué producto es el adecuado para él y que su consentimiento, fruto de un completo entendimiento del producto objeto de contratación, sea libre y por ello válido. Así pues, el Test de Idoneidad recogerá toda la información referente a la situación financiera del cliente, cuáles son sus objetivos de inversión, sus conocimientos y su experiencia respecto del producto que se está a punto de contratar. Con estos resultados, la entidad financiera sabrá con certeza qué productos recomendarle de acuerdo a la situación y perfil financiero del cliente.

Con el Test de Conveniencia se pretende realizar un examen de los conocimientos que el cliente posee en relación con el mercado financiero; esto se traduce en un estudio sobre la profesión del cliente, los estudios que posee, frecuencia y tipología de productos financieros contratados anteriormente, etc… de este modo la entidad financiera podrá valorar las competencias reales del posible inversor en el mercado que quiere abarcar. Se trata de comprobar, en la medida de lo posible, si el cliente conoce y comprende la naturaleza y los riesgos del producto que esta comercializando con la entidad financiera.

En definitiva, es esencial la elaboración de los Test según la normativa MIFID con el principal objetivo de las entidades financieras adecuen los productos que comercializan a los objetivos y perfil del cliente. Si esto se cumpliera en nuestro país nos hubiéramos evitado la multitud de problemas económicos a los que tienen que hacer frente en la actualidad miles de familias por haber contratado, por ejemplo, hipotecas multidivisa sin los conocimientos y experiencia previos para ello.

 

Navas & Cusí Abogados.