Blogosfera Navas & Cusí

Nuestro bufete de abogados Navas & Cusí con sedes en Madrid y Barcelona posee carácter multidisciplinar y con una vocación internacional (sede en Bruelas), está especializado en derecho bancario , financiero y mercantil.
Contacta con nosotros
Si prefiere contactar con nosotros de forma rápida y cómoda puede hacerlo directamente en nuestros teléfonos de contacto. Tenemos varias oficinas a su diposición:

En el Derecho Bancario cada vez es más común encontrar avalistas que debido a su buen hacer y confianza prestan su consentimiento a aparecer como avalistas en créditos solicitados por terceros que posteriormente no pagan.

En primer lugar, debemos indicar que un avalista responde con todos sus bienes presentes y futuros frente a la deuda avalada por lo que, en caso de impago por parte del prestatario, el ejecutante podrá solicitar al avalista que haga frente a la deuda concertada.

¿Puede un avalista reclamar su dinero?

Una vez satisfecha la deuda por el avalista, muchas personas se preguntan si pueden con posterioridad reclamar lo pagado al prestamista y la respuesta es SI, pudiendo el avalista ejercer la acción de reembolso frente al deudor en base al artículo 1838 del Código Civil.

Así, mediante esta acción el avalista puede recuperar lo abonado, mas los intereses, así como otros gastos y daños en los que haya tenido que incurrir para hacer frente al pago de la deuda.

Acciones para la defensa del avalista

Debemos indicar que el avalista posee tres acciones para proteger sus derechos.

Firmar un contra aval o contragarantía

Se trata de un documento que certifica ante notario que, en caso de que se ejecute el aval, el avalista podrá reclamar el pago de la suma que haya tenido que abonar al prestatario. esta opción es recomendable para cuando no hay una estrecha relación entre el deudor y el avalista.

Constituirse como avalista por una parte de la deuda

Consiste es intentar llegar a un acuerdo con la entidad bancaria, por el cual el avalista solo responda de una determinada cantidad que no se encuentre garantizada.

Defender tus derechos ante el Juzgado

En determinados supuestos se puede demostrar que el deudor o prestatario, tiene capacidad económica para hacer frente a la deuda reclamada pero que en vez de pagar está ocultando sus bienes para protegerlos del embargo y que sea el avalista quien haga frente a la deuda.

El hecho de no haber firmado contragarantía no es impedimento para poder reclamar lo abonado al deudor.

La importancia de firmar un contra aval se basa en que el contrato de aval regula la relación jurídica entre el avalista y el banco, por lo que con el contra aval se consigue una mayor protección al avalista, regulando las relaciones jurídicas que surgen entre este y el prestamista.

Le recomendamos que en caso de figurar como avalista en un préstamo ajeno, se ponga en contacto con asesoramiento profesional. Desde Navas & Cusí ofrecemos el respaldo de los mejores abogados especialistas en Derecho Bancario los cuales le ayudarán y aconsejaran de la mejor manera posible para solicitar la nulidad de la cláusula de aval.

 

Artículo anterior Artículo siguiente