Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Funcionamiento de las Directivas en la Unión Europea

Funcionamiento de las Directivas en la Unión Europea
4.4 (88.33%) 12 votes

Funcionamiento-de-las-Directivas-en-la-Unión-Europea-Navas-&-Cusí-Abogados-especialistas-en-Derecho-de-la-Unión-Europea


También te puede interesar: Cómo dejar de ser avalista

En anteriores artículos hemos hecho alusión a diversas Directivas Europeas, quizás más en contrato, y la que podemos calificar como la más puntera, novedosa e influyente para consumidores y usuarios perjudicados por las entidades bancarias, es la Directiva 2014/17/UE; pero ¿qué es una Directiva?, y más concretamente ¿cómo funciona una Directiva Europea? Pues bien, a ello intentaremos dar una respuesta lo más concisa posible en las siguientes líneas.

¿Qué es una Directiva?

Una directiva se trata de una disposición normativa o acto legislativo del Derecho de la Unión Europea. La misma se engloba dentro de lo que podemos denominar como legislación secundaria de la Unión, ya que no es de aplicabilidad directa a los Estados.

Pues si bien la misma establece un fin o unos objetivos comunes para los Estados miembros del a Unión, son éstos últimos los que tienen que crear sus propias normas o leyes para conseguir el objetivo marcado por Europa, en su orden interno. Si bien es cierto, que puede darse que una directiva no vaya dirigida a la totalidad de los Estados, sino sólo a uno o varios que son los que deben cumplirla.

Lo dicho anteriormente, viene establecido así en el artículo 288 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), que en su párrafo tercero reza lo siguiente:

“La directiva obligará al Estado miembro destinatario en cuanto al resultado que deba conseguirse, dejando, sin embargo, a las autoridades nacionales la elección de la forma y de los medios”.

¿Cómo funciona una Directiva?

Como ya hemos dicho, una directiva se forja, o nace, en Europa, y son los Estados miembros son los encargados de velar porque la misma se cumpla en su ordenamiento interno, pero y esto ¿cómo se lleva a cabo?, pues bien, la misma se hace a través de una transposición obligatoria.

La transposición de una Directiva Europea

Dicha transposición habrá de realizarse en el plazo establecido por cada directiva, que generalmente es de dos años desde que se adopta la misma.

Antes de la transposición, los órganos encargados de ello se asegurarán que es verdaderamente necesaria en el país.

Igualmente, también habrá que comprobar si parte de los objetivos que se desprenden de esa directiva ya se contienen en normas internas del Estado, por lo que sólo será necesario adaptarlas o transponer una parte de la directiva, sin que ello genere una infracción.

Efectos y responsabilidades de la no transposición de una Directiva

El problema se da cuando un Estado no traspone, o traspone de manera incorrecta, una directiva. En ese caso, la Comisión abrirá un procedimiento de infracción, ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, contra dicho país, sin perjuicio de la responsabilidad interna en que pueda incurrir dicho Estado con sus ciudadanos en caso de verse los mismos no beneficiados ó perjudicados por la no transposición, por su transposición tardía.

En Bufete Navas & Cusí contamos con abogados especialistas en Derecho de la Unión Europea que pueden asesorarle y ayudarle si se encuentra afectado por alguna cuestión al respecto de las mencionadas, y por ello puede ponerse en contacto con nosotros rellenando nuestro formulario de contacto o llamando al teléfono 915 76 11 50.

 

> Leer más en nuestro blog sobre noticias de Derecho de la Unión Europea
> Leer más en nuestro blog sobre Noticias

Blog Attachment
  • funcionamiento-de-las-directivas-en-la-union-europea