Blogosfera Navas & Cusí

Nuestro bufete de abogados Navas & Cusí con sedes en Madrid y Barcelona posee carácter multidisciplinar y con una vocación internacional (sede en Bruelas), está especializado en derecho bancario , financiero y mercantil.
Contacta con nosotros
Si prefiere contactar con nosotros de forma rápida y cómoda puede hacerlo directamente en nuestros teléfonos de contacto. Tenemos varias oficinas a su diposición:

Sucesión por fallecimiento en grandes empresas

La herencia de una empresa lleva consigo hacer frente a más cuestiones de las que podría pensarse en un principio, pues engloba distintos escenarios que van desde la transmisión de un pequeño negocio hasta la herencia de acciones o participaciones en una gran corporación.

Si bien es cierto que el hecho de que un empresario individual transmita su negocio a un único heredero es un supuesto relativamente sencillo, los casos en los que la empresa es grande o hay varios herederos reviste cierta complejidad, pues en función de la configuración de la sociedad existe una estructura interna con regulación legal que debe respetarse.

En el presente artículo nos centraremos en los aspectos más relevantes de la problemática de la sucesión por fallecimiento, especialmente en grandes corporaciones.

 

Requisitos para constituirse como heredero de empresa.

Uno de los aspectos que debemos tener en cuenta para que la transmisión de acciones o participaciones de una empresa quede perfectamente constituida, es la forma en la que este trámite debe realizarse. Los requisitos a cumplir son los siguientes:

Realizar la transmisión mediante escritura pública.

Inscripción en el libro de registro de los socios.

Podrá ser libre o con restricción que deben estar recogidas en los estatutos.

Una vez efectuado este trámite, los títulos serán un activo patrimonial a incluir en la herencia  del sucesor otorgándole la condición de socio de la empresa.

 

¿Cómo funcionan las sociedades?

Partiendo que hablamos de sociedades de capital de responsabilidad limitada (S.L., S.A., etc.), que son aquellas que limitan el riesgo del socio al capital aportado, se debe indicar que cuando los socios heredan acciones son propietarios de la empresa, pero no participan en el día a día de la compañía. Los socios, usan el momento adecuado para hacer valer su poder, que son las juntas generales, donde ven el rumbo de la sociedad y pueden tomar decisiones entre las que se encuentra cambiar al administrador o el consejo de administración.

Por su parte, hay muchas compañías familiares que tienen un consejo de administración, y esto quiere decir que las tomas de decisiones las toman los consejeros. Estos consejeros, se deciden por parte de los accionistas también, que tendrán derecho a elegir tantos consejeros como acciones tengan equivalentes al número de consejeros. Es decir, si en una sociedad hay 10 consejeros y un accionista tiene el 10% del capital tendrá derecho a elegir a un consejero.

Por lo general, a nivel de órganos de gobierno es fundamental contar con asesoramiento externo antes de hacer cambios, ya que en diversas ocasiones ha sucedido que, por desconocimiento de una parte, se declare junta general extraordinaria en la apertura de la herencia, aprovechando que, cuando se encuentra el 100% del capital en un mismo lugar se puede realizar junta sin convocar, y en ese momento se hagan cambios sobre el órgano de gobierno sin que lo conozcan los accionistas.

 

Procedimiento transmisión de títulos.

En el  traspaso de títulos pueden darse distintas situaciones en función de la aceptación que el  heredero tenga entre el resto de socios, por ello los estatutos de la sociedad son muy importantes.

La trasmisión de los títulos puede ser libre, pasando estas a integrar la herencia de quien las acepte o bien estar sujetas a restricciones estatuarias, donde se pueden recoger limitaciones. En estos casos los socios que rechacen al heredero tienen dos opciones:

Presentarle a otra persona que adquiera las acciones.

Ofrecerle un precio razonable por ellas, que en caso de desacuerdo, vendrá determinado por un experto independiente.

 

Posibles problemas de gestión de una sociedad.

En relación a la gestión de empresa, y especialmente cuando varias personas están llamadas a la gerencia de una misma empresa, es frecuente que surjan disputas en torno al común acuerdo entre las partes, y es por este motivo por el que existe la posibilidad de dividir el patrimonio o el establecimiento de cláusulas que impidan la desarticulación de la empresa.

Lo mismo sucede en las empresas familiares, donde suelen producirse dificultades en torno a los intereses de la empresa y el núcleo familiar, donde se puede recurrir al mecanismo del protocolo familiar para equilibrar intereses garantizando el éxito de la sucesión.

En conclusión, el heredero de una empresa deberá enfrentarse a un marco jurídico complejo que requiere un asesoramiento legal para empresas, que tome en cuenta la función del tipo y del tamaño de la compañía, pues existen figuras jurídicas a las que el heredero puede recurrir con la finalidad de facilitar y mejorar la gestión de sus intereses.

En Navas & Cusí tenemos experiencia gestionando estos problemas, tanto desde la perspectiva de la herencia como del protocolo familiar y cualquier problema que pueda surgir. Para más información, no dude en contactarnos.

Artículo anterior Artículo siguiente