Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Los diferentes tipos de interés en las hipotecas. ¿Cuál me conviene y qué me ofrecen los bancos?

Los diferentes tipos de interés en las hipotecas. ¿Cuál me conviene y qué me ofrecen los bancos?
4.3 (85.45%) 11 votes

Los-diferentes-tipos-de-interés-en-las-hipotecas.-¿Cuál-me-conviene-y-qué-me-ofrecen-los-bancos?-Navas-&-Cusí-Abogados-Barcelona

A la hora de solicitar un préstamo hipotecario, muchos son los clientes bancarios que se preguntan en la actualidad qué tipo de interés resulta más conveniente de entre los distintos ofertados por las entidades bancarias.

¿Interés fijo o interés variable en la hipoteca?

La respuesta, de antemano, no es fácil. En los últimos años, lo más habitual era que las entidades bancarias ofrecieran un tipo de interés variable, compuesto de un índice de referencia y un diferencial. Normalmente, el índice de referencia empleado era el Euribor (referencia interbancaria a un año o a 12 meses), si bien tampoco faltaban hipotecas referenciadas al IRPH en sus diversas modalidades, cuyos índices publicados por el Banco de España eran normalmente superiores al Euribor.

El diferencial del préstamo hipotecario, según tipos de mercado

Para hacerse una idea cabal del coste de la operación, puede acudirse a las estadísticas que publica mensualmente el Banco de España web para comprobar la evolución de cada uno de los índices oficiales tomados como referencia, si bien, obviamente, hay que tener igualmente en cuenta los diferenciales ofrecidos por las entidades, que pueden variar según cuál sea el índice de referencia ofertado.

La evolución hasta llegar al interés hipotecario actual

Así, de observarse la evolución de cada uno de estos índices, podrá comprobarse como la evolución de dichos índices ha sido considerable a lo largo de los últimos años. Los años en los que la “burbuja” inmobiliaria alcanzó las cotas más altas, provocaron subidas exponenciales del Euribor, de forma que ya en enero de 2007 rebasaba la barrera del 4 % anual, alcanzándose un máximo histórico, apenas un año y medio después, en julio de 2008, del 5,393 %. Desde entonces, como consecuencia del estallido de la crisis financiera, dicho índice experimentó una caída en picado, de forma que ya en enero de 2009 se situaba en el 2,622 %, y a finales de dicho año, en el 1,242 %. A partir de este momento, se produjo un ligero repunte entre los años 2010 y 2011, para luego experimentar otra considerable caída que ha llevado dicho índice a situarse, durante los últimos veintisiete meses, en valores negativos.

Interés variable en la hipoteca

Es obvio, por lo tanto, que la evolutiva de dichos índices variables condiciona en gran medida el importe de la cuota mensual de aquellos préstamos hipotecarios en los que se pacta un interés variable; sin duda, los índices de referencia condicionan el montante total que se abona en cada cuota en concepto de intereses, aunque es cierto que mediante la inclusión de cláusulas suelo, a la postre consideradas casi siempre abusivas por los Tribunales, los Bancos y Cajas de Ahorro mitigaban a su favor los efectos de la evolución a la baja de los índices de referencia.

Así las cosas, dada la volatilidad que han presentado los índices de referencia publicados por el Banco de España, han sido varias entidades las que han apostado por la promoción de hipotecas pactadas a tipo de interés fijo. De esta forma, el cliente bancario puede conocer desde un primer momento el tipo de interés que se le va a aplicar durante toda la vida del préstamo, los intereses en euros que va a abonar cada cuota mensual, el importe total de las cantidades que habrá restituido en concepto de capital e intereses al vencimiento de todas las periodicidades pactadas, etc. Para ello, basta con pedir una tabla de amortización prevista para el préstamo hipotecario al tiempo de la solicitud del préstamo.

Cuál es el interés fijo de una hipoteca

Sin duda, la contratación de un préstamo hipotecario a tipo fijo es la mejor herramienta para el consumidor para disponer de seguridad jurídica y económica, en lo que se refiere a los términos de la operación. No obstante, la contratación de una hipoteca con un tipo fijo nominal demasiado elevado puede no resultar rentable, si se comparan con otras ofertas referenciadas al Euribor con un diferencial bajo.

¿Interés variale o fijo?

Para hacernos una idea más o menos fiel del estado del mercado, las mejores hipotecas a tipo fijo vienen a ofrecer en la actualidad tipos de interés que oscilan entre el 2,00 % y el 2,80 % nominal anual, por lo que pese a que hoy en día probablemente resultaría más rentable una hipoteca a tipo variable (las mejores hipotecas se referencian al Euribor, hoy por los suelos, más un diferencial que no llega a un punto), ello no tendría por qué ser así a medio o largo plazo.

Por ello, podemos concluir que si la hipoteca a tipo fijo se ofrece a un tipo de interés en torno a, por ejemplo, el 2% nominal anual, quizá sería más aconsejable y rentable económicamente a la larga, o como mínimo, se contrataría a un precio más o menos razonable evitando imprevistos; en este sentido, las previsiones indican que el Euribor ascenderá a la larga hacia el 2 %, un nivel que no se alcanza desde finales de 2011.

La importancia del plazo en las hipotecas es relevante

Otros aspectos a considerar son el plazo (se cree que la hipoteca a tipo fijo es aconsejable si el plazo no supera los 20 años), la TAE, en la que se incluyen las comisiones, o la propia economía personal, es decir, si se tiene una expectativa de crecimiento de ingresos o se goza de capacidad de ahorro para efectuar amortizaciones totales o parciales en caso de subida de los tipos de intereses.

No obstante, hay quien puede plantearse un escenario más pesimista, es decir, una situación en la que el Euribor vuelva a situarse en índices muy elevados, por lo que desde esta perspectiva puede valorarse la contratación de una hipoteca a un tipo fijo más alto, porque aun siendo a priori menos rentable, confiere más seguridad económica.

Somos un despacho de abogados especializado en asesoramiento bancario y financiero

Desde Navas & Cusí Abogados y como expertos en Derecho Bancario y de los Consumidores y Usuarios, podemos ofrecerle nuestros servicios para asesorarle y resolverle las cuestiones económicas y jurídicas que puedan planteársele en materia de contratación bancaria. Puede ponerse en contacto con nosotros rellenando y enviando el formulario de contacto o llamar al 915 76 11 50 y uno de nuestros abogados le atenderá sin compromiso.

 

> Leer más en nuestro blog sobre noticias de Mala Praxis Bancaria
> Leer más en nuestro blog sobre Noticias
> Leer más en nuestro blog sobre noticias de Cláusulas Abusivas e IRPH

Blog Attachment
  • los-diferentes-tipos-de-interes-en-las-hipotecas-cual-me-conviene-y-que-me-ofrecen-los-bancos