Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Riesgo de los contratos por diferencias (CFD’s) y trading online

Riesgo de los contratos por diferencias (CFD’s) y trading online
Puntúa esta entrada

En los últimos años se ha disparado la creación de páginas web dedicadas a la inversión online, en especial en los productos denominados como contratos por diferencia, conocidos por su acrónimo en inglés CFD (contract for difference – contratos por diferencias). En ellos un inversor espera que un valor tenga un comportamiento determinado, así que sin comprar la acción paga una garantía, pudiendo así multiplicar su capacidad de inversión y su ganancia o pérdida, llegando a perder más de lo inicialmente invertido. Esta característica los hace muy peligrosos para el inversor medio, ya que permite un grado de apalancamiento (endeudamiento) muy elevado.

Sin profundizar en los CFD, cabe incidir en que se caracterizan por ser productos de muy alto riesgo y que únicamente son recomendados para un perfil de inversor experto y con conocimientos extensos en la materia. Prueba de ello es que en España, la comercialización de contratos por diferencias constó prohibida para los consumidores minoristas hasta el año 2007.

Los contratos por CFD son aquellos que funcionan “Over the counter”, que se refiere a que no operan en ningún mercado regulado sino que depende de las partes que intervienen en el mismo.

Una vez abierta la comercialización de este producto a todo tipo de perfiles llegó la caída de los mercados bursátiles y con ella la volatilidad en los mercados. La inestabilidad bursátil provocó fuertes oscilaciones, y con ellas el pensamiento e ilusión de poder ganar dinero gracias a éstas. Fue a partir de este momento en el que estos brokers online comenzaron a ocupar espacios publicitarios en internet  captando así clientes interesados falsamente en operar en CFD, ya que la inversión inicial requerida era inferior.

Estos productos de tanto riesgo revisten de alta complejidad para el neófito en la materia, por lo que pueden causar grandes pérdidas a aquellos que no conocen los mercados de forma profunda- riesgo que se acentúa aún más cuando los inversores se ven atraídos por la gran volatilidad de los mercados de divisas o de materias primas (entre otros)  y consecuentemente  por la expectativas de grandes beneficios a muy corto plazo-.

Los riesgos que existen al trabajar con estos operadores son varios, pero en especial debemos fijarnos en el hecho de que los clientes pueden estar contratando productos completamente ajenos a su perfil, provocando así pérdidas muy elevadas que superen la cantidad invertida, seguida de una reclamación por parte del agente intermediario.

Otro aspecto relevante es que a día de hoy la CNMV ya ha puesto advertencias sobre varias páginas de Brokers online puesto que algunas no disponen ni tan siquiera de licencia para operar; aparte de que convenientemente tienen su sede social en países con legislación laxa en la materia para aprovecharse de esta. Estas advertencias se refieren a los warnings sobre los ya famosos “chiringuitos financieros”, que informan de entidades que simulan estar establecidas con todos los requisitos pero que carecen de licencia para operar. Tales chiringuitos están constantemente vigilados y perseguidos por la CNMV ya que ponen en riesgo a los inversores, y su situación está sujeta a altas sancionas por las instituciones. Valga citar a modo de ejemplo la nota publicada el día 31 de agosto  en relación a Broker Group/Broker Capital mediante la cual advierten de que, citando textualmente, “no está autorizada para prestar los servicios de inversión previstos en el apartado 1 y en las letras a), b), d), f) y g) del apartado 2 del artículo 63 de la Ley del Mercado de Valores” o haciéndose eco de las advertencias de otros países extranjeros, como ejemplo la publicada  el pasado día 2 de septiembre advirtiendo sobre JC Sterling & Roth.

Es por todo esto que el trading online con los contratos por diferencias -CFD’s- es un gran riesgo para el minorista, que unido a la propia naturaleza del CFD puede provocar grandes estragos en las inversiones de aquellos que se ven atraídos por las campañas publicitarias.

 

Navas & Cusí Abogados