Blogosfera Navas & Cusí

Nuestro bufete de abogados Navas & Cusí con sedes en Madrid y Barcelona posee carácter multidisciplinar y con una vocación internacional (sede en Bruelas), está especializado en derecho bancario , financiero y mercantil.
Contacta con nosotros
Si prefiere contactar con nosotros de forma rápida y cómoda puede hacerlo directamente en nuestros teléfonos de contacto. Tenemos varias oficinas a su diposición:

Por todos es conocido, la mala práctica bancaria que entidades bancarias y financieras de todo el país han llevado a cabo en la comercialización de productos bancarios y financieros complejos y de riesgo a un perfil bancario de clientes conservador, consumidores y minoristas, que en absoluto buscaban productos de riesgo para sus ahorros. Es el caso de las participaciones preferentes, obligaciones subordinadas, swaps o permutas financieras, hipotecas multidivisa…  y así hasta un largo etcétera, etcétera, etcétera.

Por todos es también conocido que esta mala práctica ha sido perseguida, sancionada y condenada por Juzgados y Tribunales de todo el país, ya no sólo a nivel nacional sino, incluso también, con pronunciamientos de organismos, autoridades y Tribunales europeos, que han condenado y sancionado a los bancos y entidades financieras que han llevado a cabo esta comercialización indebida y abusiva de productos no idóneos para estos clientes.

Pues bien, y aunque parecía que el sector bancario había tomado nota de los errores del pasado, para conseguir que situaciones abusivas e injustas no volvieran a darse, en la práctica parece que las entidades bancarias y financieras están dispuestas a volver a repetir las mismas malas prácticas en su actuar y con ello los abusos de tiempos pasados. Sólo así se entiende la comercialización masiva que entidades como Banco Sabadell ha llevado a cabo de bonos contingentes convertibles, conocidos coloquialmente como CoCos, colocando más de 750 millones en este producto al 5%, que son bonos emitidos normalmente por un banco, que se pueden convertir en acciones del mismo emisor si se producen unas determinadas “contingencias”, contingencias principalmente relacionadas con un posible deterioro financiero de la entidad que los ha emitido. En estos casos, en los que se dan unas determinadas contingencias para el emisor, los CoCos se convierten obligatoriamente en  acciones y con ello el inversor está obligado a convertirse en accionista. A cambio la empresa emisora, en este caso el banco, mejora su solvencia. Si bien es un producto por el que se puede recibir una rentabilidad muy atractiva (en este caso de un 5%), ello implica que el riesgo asumido por los inversores es mayor. Por lo tanto, los inversores en este producto corren el riesgo de asumir potenciales pérdidas en sus ahorros, tal y como ya sucedió en su día con los Valores Santander, que también fueron un tipo de bonos convertibles, que Banco Santander debiera de haber comercializado sólo a inversores profesionales o experimentados y que, sin embargo, colocó a miles de pequeños inversores, como si de un depósito a plazo fijo se tratase y sin advertirles del riesgo que asumían sus ahorros con la suscripción de este producto.

Desde Navas & Cusi Abogados no queremos perder la oportunidad de advertir sobre estas comercializaciones masivas e indiscriminadas que las entidades bancarias llevan a cabo de este tipo de productos de riesgo y que colocan a clientes cuyo perfil bancario, en absoluto, resulta adecuado ni idóneo para la suscripción de estos bonos convertibles, y menos en un contexto económico de inestabilidad como el actual.

Artículo anterior Artículo siguiente