Blogosfera Navas & Cusí

Nuestro bufete de abogados Navas & Cusí con sedes en Madrid y Barcelona posee carácter multidisciplinar y con una vocación internacional (sede en Bruelas), está especializado en derecho bancario , financiero y mercantil.
Contacta con nosotros
Si prefiere contactar con nosotros de forma rápida y cómoda puede hacerlo directamente en nuestros teléfonos de contacto. Tenemos varias oficinas a su diposición:

Planes de ahorro perpetuos

Recientemente se está descubriendo que se han comercializado planes de ahorro como si fuesen planes de pensiones o fondos, que para nada cumple con la finalidad que se promete.

Producto y problema

Un producto que hemos analizado recientemente es la contratación de un supuesto un plan de pensiones que resultó ser un plan de renta vitalicia, llamado Rentas plan Inversión Flexible.

El cliente acudió a su entidad bancaria para la contratación de un plan de pensiones con la finalidad de colocar sus ahorros para recuperarlos en fecha de su jubilación, con la creencia de que podría acceder a su dinero si fuese necesario y se cumpliesen los requisitos pertinentes. El banco le ofreció lo que parecía el  producto perfecto para el cliente, un plan de pensiones con la posibilidad de acceder parcialmente a él en cualquier momento. En consecuencia, se realizaron todos los trámites y se firmó el correspondiente contrato.

Años más tarde, este cliente necesitó recuperar sus fondos e intento acudir al plan del que disponía. Al preguntar, descubrió que el plan de pensiones que había firmado, en realidad era un plan de renta vitalicia. Un producto que en ningún caso era el que deseaba, y ni mucho menos era lo que le había informado el banco. Concretamente este plan de renta vitalicia, es una suerte de depósito en el que se bloqueó la entrada y se puso una fecha de fin del fondo. Conforme a estos elementos, se calculó un porcentaje de retirada por usuario mensualmente y que a fecha de fin el depósito quedaría vacío.

El problema en este caso, es que bajo ningún concepto se puede hacer un rescate anticipado, sino que se asemeja más a una jubilación estatal que a un plan de ahorro privado.

Calificación del hecho

Esta situación se podría calificar como vicio del consentimiento. En otras palabras, se puede explicar como aquella situación en la que la persona compradora no ha formado mediante el contrato, la voluntad por la que lo firmaba. De manera que esa  voluntad o intención ha sido alterada durante la formalización del contrato, provocando que el resultado no se asemeje a la idea que el comprador tenía definida.

Solución

Para corregir esta situación podría interponerse una demanda de nulidad por vicio en consentimiento. Consiste en pedir la declaración de la inexistencia del contrato y el retorno a las posiciones previas a su firma. Para este tipo de casos, la demanda debe basarse en la mala o deficiente información dada por la entidad, o incluso, por engaño en el momento de la firma del producto.

Consecuencias

De estimarse la demanda, las consecuencias principales serían dos: La primera, la declaración de no existencia del contrato, y la segunda la devolución de todo las prestaciones abonadas por las partes.

En conclusión, los clientes que puedan haberse visto perjudicados por alguna práctica pueden reclamar y hacer valer sus derechos de forma que no deban sufrir las consecuencias. Por ello, es necesario destacar cuál son sus  mejores soluciones ante esta clase de situaciones.

 

 

Artículo anterior Artículo siguiente