Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Retrospectiva del IRPH desde 2013. Posibilidades de impugarnlo

Retrospectiva del IRPH desde 2013. Posibilidades de impugarnlo
Puntúa esta entrada

Tal como hemos ido publicando en este blog las noticias respectivas al índice IRPH, las sentencias que fallaban favorables a su abusividad, su manifiesta declaración de manipulabilidad por parte de las entidades y cajas y otras cuestiones relacionadas con los motivos para su impugnación, desde Navas&Cusí Abogados queremos presentar a modo de síntesis una evolución retrospectiva de dicho índice y las consecuencias que se desprenden para millones de afectados que contrataron préstamos o créditos hipotecarios referenciados a cualesquiera de las modalidades vigentes del IRPH en su momento.

A tal efecto, es preciso traer a colación las distintas modalidades de IPRH que existían hasta noviembre de 2013: IRPH Bancos (Tipo medio de los préstamos hipotecarios a más de tres años, para adquisición de vivienda libre, concedidos por los bancos), IRPH Cajas (Tipo medio de los préstamos hipotecarios a más de tres años, para adquisición de vivienda libre, concedidos por las cajas de ahorros) y IRPH Entidades –que constituía una media de los dos anteriores- (Tipo activo de referencia de las cajas de ahorro).

Mediante la Orden EHA/2899/2011, de 28 de octubre, de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios, fue iniciado el régimen transitorio que culminaría con la desaparición de los índices con la Disposición Adicional Decimoquinta de la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización. Con todo, a partir del 1 de noviembre de 2013 dichos índices dejaron de publicarse.

Sin embargo, se nombró un substitutivo para tales índices, el actualmente conocido IRPH Entidades (Tipo medio de los préstamos hipotecarios a más de tres años, para adquisición de vivienda libre, concedidos por las entidades de crédito en España). Dicho índice, que se calcula con la media mensual del interés aplicado a las hipotecas de nueva constitución, es el índice alternativo al Euribor, que se aplica en un grado mucho menor, dado que resulta más caro, y es producto básicamente de arrastre de las antiguas referencias a los índices ya no publicados. Podemos afirmar que se encuentra vigente actualmente en un 13% de las hipotecas en España (unos 300.000 contratos de préstamo hipotecario).

Desde entonces, se ha configurado una línea jurisprudencial iniciada en noviembre de 2014 a raíz de la sentencia del Juzgado número 1 de San Sebastián, juzgado que luego sumó otras resoluciones que anulaban el índice IRPH sustancialmente por dos motivos: el primero, por ser un índice susceptible de ser manipulado por las propias entidades bancarias –hecho igualmente reconocido incluso por el Banco de España-; y el segundo, por el hecho rotundo que los deudores hipotecarios en la mayoría de casos no fueron debidamente y adecuadamente informados antes de firmar los préstamos –en parte porque mayoritariamente se comercializaron alrededor de los años 2006 a 2008, y para aquél entonces, con un Euribor registrando valores sobre el 4% y 5%, las entidades podían hacer atractivas unas cuotas referenciadas al IRPH al 3% o 4% ya que parecía más barato-.

Un año más tarde, en marzo del 2015, se sumaba a la misma línea jurisprudencial el Juzgado de lo Mercantil número 7 de Barcelona que declaró nuevamente abusivo el índice IRPH en dos sentencias  (las sentencias 65/2015, de 16 de marzo de 2015, y la número 66/2015). En concreto, el magistrado declaró la nulidad de las cláusulas relativas al índice IRPH del préstamo hipotecario por “infracción de normas de transparencia y por tener carácter abusivo”.

Hasta entonces, ya son más de 30 las sentencias que declaran la nulidad de dicho índice IRPH y es innegable que se ha sentado una jurisprudencia tendente a declarar la abusividad y falta de transparencia de los préstamos y créditos hipotecarios que los incluyen. En conjunción, se ha afirmado reiteradamente la clara naturaleza manipulable que presenta, la escasa o nula información que las entidades transmitieron, la no superación de los controles de transparencia, y su notoria abusividad, que conforma un escenario favorable a los intereses de los deudores hipotecarios que pretendan impugnar la inclusión de tales índices.

 

Navas&Cusí Abogados