Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Cómo puedo valorar mi empresa para una venta, fusión o ampliación

Cómo-puedo-valorar-mi-empresa-para-una-venta,-fusión-o-ampliación-Navas-&-Cusí-Abogados-especialistas-en-Fusiones-y-Adquisiciones-M-&-A


También te puede interesar: Cómo dejar de ser avalista

El aspecto fundamental a la hora de realizar una fusión o una adquisición de una empresa es el precio de la misma, ya que si no se alcanzase un principio de acuerdo respecto al precio o al menos una aproximación a lo que podría ser el valor o precio justo de la empresa no se podría llevar a cabo ninguna fusión, ni compra de empresas, ni inversión parecida. Por tanto, si nuestro interés es realizar una compra o una venta de una empresa necesitamos conocer el precio que le pondremos a la misma o conocer si el precio que nos comunican es correcto. Para esto haremos una pequeña aproximación a algunos métodos más conocidos, o al menos más usados, para valorar empresas; a través del conocimiento de dichos métodos podremos entender la valoración que habrá hecho un experto independiente y dar nuestra opinión al respecto para proteger nuestros intereses de forma adecuada.

Método 1. Valorar por fundamentales

En este método nos basaremos en el funcionamiento de la compañía, deuda, activos… A través de esos elementos podremos obtener el Enterprise Value, la deuda neta y el equity value. Y otro aspecto que tendremos en cuenta es la expectativa del funcionamiento del negocio, o dicho de otra manera el Business Plan. A través de distintos componentes podremos aplicar una fórmula con la que obtener una estimación del precio a pagar a día de hoy a través de futuribles.

Uno de los métodos de valoración por fundamentales es el de valoración descontando flujos de caja; para ello necesitaremos 3 elementos:

  1. Años para realizar la valoración.
  2. Flujo de Caja.
  3. Tasa de descuento (porcentaje con el que descontaremos la pérdida de valor que sufrirá el dinero a lo largo del tiempo, para calcularla necesitaremos aplicar otros elementos como el Capital asset Pricing Model, lo que nos permitirá calcular el WACC).

 

Con esto realizaremos una fórmula que consiste en multiplicar en cada año el flujo de caja esperado por la tasa de descuento. Esto nos dará una cantidad X por cada año, la cual deberemos sumar hasta el año que hayamos fijado para hacer la valoración (10 años por ejemplo) y con ello obtendremos el valor de la empresa a día de hoy según la valoración por flujos de caja.

Otra forma para realizar la valoración por fundamentales es usar el Descuento de Dividendos, Neón el cual usaremos una tasa de descuento que se llamara “Ke”. En este modelo usaremos lo que esperamos obtener de beneficios para así poder llegar a la valoración que estimamos de la empresa en un momento temporal X.

Método 2. Valoración relativa

Aquí nos encontramos con métodos como pueden ser el comparar la venta de compañías comparables o transacciones precedentes.

En el caso de las compañías comparables lo que haremos será buscar una empresa similar a aquella que queramos valorar. Para ello podemos aplicar distintos modos de valoración.

  • Uno de ellos puede ser un múltiplo sobre el EBITDA; el sistema consiste en (i) disponemos del EBITDA y (ii) escogemos los años/múltiplo que queremos aplicar al EBITDA. Una vez hacemos aplicamos la multiplicación obtendremos la valoración de la empresa.
  • Otro método es el PER, que es el que se aplica en inversiones bursátiles. El método se define como el Ratio precio-beneficio, en el cual dividimos el precio de la acción por el beneficio que obtenemos (el dividendo); gracias a este sistema conocemos, si el beneficio continúa siendo el mismo, los años que tardaremos en conseguir beneficios según el precio por acción al que valoremos la compañía.

 

Método 3. Otros métodos de valoración

Los anteriores métodos no cubren todos los métodos que existen en su respectiva categoría a la hora de valorar las empresas, pero no solo existen estos, sino que existen otros tipos como son la valoración de empresa por valor contable, por valor de reposición, opciones de la compañía, etc.

Un ejemplo de esto son aquellas empresas que se valoran por valor contable. Si queremos valorar una empresa de tenencia de inmuebles tiene sentido que acudamos al valor contable ya que el precio de los inmuebles no fluctúa tanto como las valoraciones de los negocios ni sus ingresos pueden ser tan volubles.

Estas son algunas de las formas de poder valorar empresas para su compra, venta, fusión, adquisición, etc. E incluso puede ser de interés si como minorista quiero asegurar que en la operación se me aplique un trato adecuado a la operación. Por ello desde Navas & Cusí ponemos a su disposición nuestro equipo de especialistas para poder asesorarle en cualquier materia relacionada con una operación de M&A. Puede ponerse en contacto con nosotros a través de nuestro formulario de contacto o llamando al 915 76 11 50

 

> Leer más en nuestro blog sobre noticias de Fusiones y adquisiciones (M&A)
> Leer más en nuestro blog sobre noticias de Derecho Mercantil y Societario

Blog Attachment
  • como-puedo-valorar-mi-empresa-para-una-venta-fusion-o-ampliacion
Call Now Button