Blogosfera Navas & Cusí

Nuestro bufete de abogados Navas & Cusí con sedes en Madrid y Barcelona posee carácter multidisciplinar y con una vocación internacional (sede en Bruelas), está especializado en derecho bancario , financiero y mercantil.
Contacta con nosotros
Si prefiere contactar con nosotros de forma rápida y cómoda puede hacerlo directamente en nuestros teléfonos de contacto. Tenemos varias oficinas a su diposición:

¿Cómo surgen?

Las SPAC, (Special Purpose Acquisition Company) o en castellano empresas con propósito especial de compra, son la nueva moda de las bolsas americanas para la entrada en bolsa.

Surgen fruto de las dificultades de las Bolsas de valores para atraer empresas, sobre todo por su regulación, ya que les resultaba más atractivo acudir a modalidades como capital de riesgo y venture capital, de esta forma consiguen abrir  nuevos caminos y más rápidos  a los inversores.

¿Qué son?

Son entidades que se crean para recaudar capital en los mercados bursátiles con el objetivo de, más adelante, intervenir o participar en operaciones de fusión y adquisición de otras sociedades.

Son conocidas por ser herramientas para hacer públicas las empresas privadas,  sin necesidad de pasar por las OPAS (ofertas públicas de adquisición). Son sociedades de paso o instrumentales, con las que, una vez acabada la fusión o la adquisición desaparecen.

Características

Este tipo de sociedad de inversión se caracteriza por:

  1. Ser empresas sin operaciones, ni con un fin social en concreto
  2. Entrar en las bolsas sin haber adquirido ninguna empresa o  solo con una intención de hacerlo
  3. Una vez conseguida la financiación, disponen de dos años para completar la operación, de no hacerlo,  se devolverá el capital a los inversores.

Finalidad

Este sistema se ha convertido, para las empresas y start-ups, en una vía rápida para la entrada en las bolsas más importantes de Estados Unidos.

Las SPAC, una vez cerrada la operación de adquisición o fusión, se produce la unión de la empresa adquirida con la SPAC.  Una situación que se conoce como “fusión inversa”. Completado este proceso, la SPAC desaparece y surge la nueva sociedad, la cual sustituye a su predecesora en su lugar en la Bolsa de Valores, convirtiéndose en una empresa regular cotizante.

Ventajas y desventajas

Puede considerarse que es un modo de inversión flexible y llamativo. Las características de la operación permiten que sea más rápida y económica, con un riesgo “menor” que en un contexto o una entidad distinta. La rentabilidad se encuentra en el éxito de la adquisición o fusión de la sociedad que se busque. No hay límites de inversores y la responsabilidad es limitada. Al mismo tiempo, hay una garantía de devolución del capital, en el caso de no cumplir con los objetivos de la SPAC.

Sin embargo,  es una inversión muy abierta. Se da “carta blanca” a los promotores para adquirir aquellas empresas que consideren oportunas, con el riesgo que conlleva invertir indirectamente en empresas que el inversor desconozca. Su salida en bolsa es poco tradicional, pues no se utilizan los medios habituales con lo que conlleva un riesgo adicional.

Por último, e igualmente relevante, es que estas figuras fueron muy populares en los años 80-90, a menudo asociadas con los fraudes. Es importante que, antes de hacer cualquier inversión, saber con toda claridad dónde, y cómo y con quién se está invirtiendo para evitar males mayores en un futuro.

Artículo anterior Artículo siguiente